Deporte contra la incontinencia urinaria

Normalizar la incontinencia urinaria o evitar hablar de ella por vergüenza pueden jugar en tu contra. La pérdida involuntaria de orina no es algo que deba ser considerado propio de la edad, o que deba normalizarse en mujeres que han dado a luz. Es necesario darle la importancia que tiene e intentar encontrar una solución que mejore nuestra calidad de vida.

Se estima que un 24% de las mujeres y un 7% de los hombres sufren incontinencia urinaria. Un dato que empeora con la edad hasta el 50% y 29% respectivamente. Es imprescindible tener en cuenta el modo en el que este problema tan frecuente puede afectar a la felicidad de la persona que lo sufre. Especialmente cuando la incontinencia deriva en patologías tan importantes como los prolapsos: el desplazamiento de los órganos -como el útero- de su posición habitual.

Junto con la pérdida de tonicidad del suelo pélvico y la disminución de la sinergia de abdomen y periné, uno de los motivos que también puede generar esta incontinencia es el aumento de la presión abdominal, que se produce en acciones como toser, saltar, reír, estornudar y correr.

Si sufres algún tipo de incontinencia, es primordial que acudas al ginecólogo o al urólogo. Pero también es importante que acudas a otro tipo de profesional. Al fisioterapeuta, que, al contrario de lo que se suele creer, no sólo nos ayuda contra los dolores de espalda. Y a un preparador físico especializado, para que te ayude a revertir el problema con una selección de actividades deportivas específicas.

¿Qué ejercicios no debo realizar si sufro pérdidas de orina?

Como recomendación general, deberían minimizarse los ejercicios y deportes hiperpresivos, es decir, aquellos que aumentan la presión abdominal:

  • Halterofilia
  • Abdominales clásicos (Crunch)
  • Deportes de impacto: Running, baloncesto, fútbol y otros parecidos.
  • Ejercicios que impliquen saltos: Comba, squat jump (sentadilla con salto), burpees y demás.

¿Qué ejercicios son recomendables si sufro incontinencia urinaria? (H3)

Para minimizar la influencia del ejercicio sobre el suelo pélvico, deberíamos buscar aquellas actividades que implican una menor presión abdominal o que implican un trabajo específico del suelo pélvico o de la sinergia abdomen-periné:

  • Natación
  • Spinning
  • Ejercicios de Kegel
  • Hipopresivos
  • Pilates
  • Yoga

Por supuesto, esto no significa que estos sean los únicos ejercicios que podamos hacer si sufrimos pérdidas de orina. De la misma manera que no debemos plantearnos dejar de reír o toser, no podemos dejar fuera de nuestras vidas el ejercicio físico. Sería acabar con un problema para provocarnos otro de consecuencias peores. El cuidado integral de salud no se puede limitar a realizar un sólo tipo de actividad.

Simplemente, es interesante que tu entrenamiento semanal incluya algunas de estas actividades, o que tu entrenador incorpore conceptos y ejercicios beneficiosos para el suelo pélvico en la planificación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s