Ejercicios de Kegel para hombres

La incontinencia urinaria es una patología que padecen cerca de la mitad de los hombres a partir de los 40 años, pero la buena noticia es que hay unos ejercicios simples, llamados ejercicios de Kegel, que todos los hombres pueden hacer para fortalecer los músculos del suelo pélvico y tener un mayor control sobre el flujo de orina, tal y como indica el departamento de Salud de la Universidad de UCLA en Estados Unidos.

Algunas investigaciones incluso sugieren que los ejercicios de Kegel pueden ayudar a tratar la incontinencia de esfuerzo en los hombres después de una cirugía de próstata, pero también pueden ayudar a aliviar la vejiga hiperactiva y mejorar la función sexual en algunos hombres. En este sentido, una investigación publicada en Sexual Medicine Reviews sugiere que también pueden ayudar a mejorar la función eréctil, el control de la eyaculación y la intensidad del orgasmo en hombres con prostatitis crónica o síndrome de dolor pélvico crónico.

Ejercitar los músculos correctos

La próstata es una glándula ubicada debajo de la vejiga que rodea la parte superior de la uretra (el tubo que transporta la orina a través del pene hacia el exterior del cuerpo). Hay muchos músculos que rodean la glándula prostática que pueden debilitarse con la edad o debido, por ejemplo, al tratamiento del cáncer de próstata. Por ello, desarrollar la fuerza en los músculos del suelo pélvico puede ayudar a controlar mejor el flujo de la vejiga y la orina, aunque se necesita tiempo y constancia para ello.  

Para localizarlos, podemos empezar por un ejercicio sencillo: aprieta y mantén los músculos del suelo pélvico (los mismos que usamos para detener el flujo de orina) durante cinco segundos y luego relájalos. Debes planear hacer de 10 a 20 ejercicios de Kegel de tres a cuatro veces al día. Pero recuerda:

No debes contener la respiración durante el ejercicio, sino inspirar y exhala a tu ritmo mientas aprietas

No empujes hacia abajo, sino que aprieta los músculos como si trataras de levantarlo hacia arriba

No aprietes los músculos del estómago, las nalgas o los muslos. Concéntrate solamente en ese punto y respira

A medida que vayas mejorando en la realización de los ejercicios de Kegel, aumenta lentamente el número de veces que repites el ejercicio. Cuanto más los hagas, más fuertes se volverán los músculos del suelo pélvico. Una opción es aprovechar tu rutina de deporte diaria para hacerlos. Y así no te olvidarás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s