Gimnasia para el pene: en qué consiste y para qué sirve

Todos entendemos el concepto de “gimnasia” o “hacer ejercicio”. Viene muy bien para que podamos fortalecer los músculos de nuestro cuerpo, pero en los últimos tiempos hay un término que ha empezado a tener, cada vez, más fuerza. Se trata de la gimnasia para el pene y conviene que hablemos largo y tendido sobre este tema, tanto por su importancia como por la curiosidad que provoca. 

El pene no es un músculo

¡Se ha venido abajo un mito! Es cierto, el pene no es un músculo, por lo que no se podría hacer gimnasia con él. No obstante, hay que matizar esto. Si bien el pene no es un músculo, es verdad que hay tejidos de músculo en él. Gracias a ellos se puede lograr una erección y tienen, también, una gran importancia en la eyaculación. Pero estos tejidos no convierten al pene en un músculo.

A pesar de esto, con el pene no se pueden levantar pesas ni hacer cualquier ejercicios que podríamos realizar con el bíceps, por poner un ejemplo. Esto quiere decir que lo que entendemos por gimnasia para el pene puede ir por otros derroteros. ¿A qué nos estamos refiriendo con este concepto tan llamativo?

La gimnasia para el pene es igual a los ejercicios Kegel

¿Creías que los ejercicios Kegel eran solo para las mujeres? Pues estabas equivocado. La gimnasia para el pene hace referencia a esto, a los ejercicios Kegel para los hombres. Gracias a ellos pueden prevenir la incontinencia urinaria y mejorar la salud sexual. Por ejemplo, con este tipo de ejercicios un hombre que sufre de eyaculación precoz podría comenzar a controlarla mejor. 

Este tipo de gimnasia para el pene no brinda beneficios a corto plazo. Se necesita una práctica en el tiempo, constante y diaria para que se puedan empezar a ver todos los beneficios que supone. En el artículo Ejercicios de Kegel de los músculos del suelo pélvico para hombres aconsejan practicar 3 veces al día unos segundos los ejercicios Kegel. No lleva nada de tiempo. 

¿Cómo practicar los ejercicios Kegel?

Llevar a la práctica los ejercicios Kegel es bastante más fácil de lo que podamos pensar. Se trata de centrarse en el suelo pélvico, esa parte que sostiene los intestinos y la vejiga. Para ejercitarlos conviene contraerlos durante unos segundos, soltar, y volver de nuevo a contraerlos. Esto puede hacerse durante 1 minuto solamente y repetir otras dos veces durante el día. 

Para identificar qué es lo que hay que contraer (pues no son las nalgas ni los muslos ni ninguna otra parte del cuerpo) hay que hacer lo mismo que si se cortase el chorro de la orina, pero sin chorro de la orina. El uso de esos músculos para retener la micción es lo que se debe usar durante las contracciones. Se contraen durante unos segundos, se relajan y vuelta a lo mismo. 

La gimnasia para el pene puede llevarse a cabo, con la práctica, en un descanso en el trabajo, mientras se va en autobús, de pie esperando en un semáforo o, incluso, caminando. No obstante, esto requiere de ser ya unos expertos en ejercicios Kegel y de haber pasado mucho tiempo practicándolos bien. 

Lo importante es hacer estos ejercicios todos los días sin excusas. Al igual que si queremos sacar tableta en el gimnasio hay que ser constante, con esto lo mismo. La incontinencia urinaria se prevendrá y la salud sexual mejorará muchísimo. Las erecciones se controlarán de una manera más efectiva y se prevendrá la eyaculación precoz. Por lo tanto, conviene aprender a ejercitarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s