Un nuevo fármaco reduce colesterol y triglicéridos en pacientes con enfermedad renal crónica

Un estudio realizado por profesionales sanitarios del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz ha demostrado que el uso de un fármaco basado en anticuerpos monoclonales, concretamente los inhibidores de la proteína convertasa subtilisina/kexina tipo 9 (iPCSK9), reduce los niveles de colesterol y triglicéridos en los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), lo que permite alcanzar y mejorar los objetivos terapéuticos con estos pacientes y mantener además su función renal estable.

Los inhibidores de la PCSK9 son un tipo de fármacos, llamados anticuerpos monoclonales, que constituyen una novedad para el tratamiento de las enfermedades de colesterol alto (hipercolesterolemias), y que utilizan una nueva diana terapéutica y un mecanismo de acción totalmente distinto al de otros fármacos empleados hasta el momento.

En concreto, estos fármacos contienen una proteína especializada, diseñada para fijarse a una sustancia diana del organismo, que, en este caso, bloquean la proteína PCSK9, permitiendo así aumentar el número de receptores disponibles para ayudar a eliminar el colesterol malo del cuerpo y así reducirlo.

Hasta la fecha, los estudios sobre el uso de estos medicamentos en los pacientes con enfermedad renal crónica son muy escasos, por lo que los profesionales del Hospital Puerta del Mar de Cádiz desarrollaron esta investigación para determinar si su aplicación era beneficiosa para este tipo de pacientes, algo que ha quedado demostrado.

En el estudio, que se ha presentado en el Congreso anual de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), han participado profesionales de los servicios de Nefrología, Cardiología y Farmacia del hospital gaditano, quienes analizaron una cohorte de pacientes con enfermedad renal crónica (ERC) que iniciaron tratamiento con iPCSK9 en el centro entre los años 2016 y 2020.

Todos los pacientes tuvieron al menos 2 años de seguimiento tras la administración del fármaco, comparando cifras de colesterol total, colesterol LDL, triglicéridos y filtrado glomerular al inicio del tratamiento, a los 6, 12 y 24 meses.

Durante el periodo de estudio, un total de 278 pacientes iniciaron tratamiento con iPCSK9 en el hospital, de los cuales, 41 presentaban ERC (el 51% eran hombres con una edad media de más de 70 años). El 83 por ciento de estos pacientes presentaba dislipemia y el 87 por ciento había sufrido eventos coronarios.

Tras 6 meses de tratamiento se observó una reducción significativa en las cifras de colesterol total, de colesterol LDL, y de triglicéridos, manteniéndose estas diferencias a los 2 años de tratamiento. El 48 por ciento de los pacientes alcanzó objetivos de reducción de c-LDL a los 6 meses de tratamiento y el 48 por ciento a los 12 meses, manteniéndose la función renal estable durante el seguimiento. Asimismo, no se detectaron efectos secundarios al tratamiento con iPCSK9 ni eventos cardiovasculares.

De este modo, los autores de la investigación concluyeron que el uso de los inhibidores iPCSK9 reducen el colesterol, el c-LDL y triglicéridos en los pacientes con ERC, por lo que recomiendan que, dadas las ventajas iniciales de la administración de este tipo de fármacos en estos pacientes, se deberían diseñar ensayos clínicos dirigidos a esta población que permitan confirmar su uso como terapia generalizada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s