Estos son los síntomas de las tres enfermedades más frecuentes de la próstata

La próstata es una glándula que pertenece o que tienen sólo los hombres cuya función es la producción y el almacenamiento del líquido seminal o semen. Las patologías de la próstata son algunas de las enfermedades más comunes en los hombres a partir de los 50 años. Por ello, son importantes dos cosas: conocer sus síntomas y acudir a revisiones.

Laa tres enfermedades más comunes de la próstata son la prostatitis, la hiperplasia benigna de próstata y el cáncer de próstata, que según datos de la Asociación Española de Urología (AEU), este tumor representa en España el 22% de todos los casos de cáncer en los hombres: es el más frecuente en la población masculina.

Es importante, a partir de cierta edad, atender y revisarse la próstata, acudiendo al urólogo de forma periódica, a partir especialmente de los 50 años. Sin embargo, y según la AEU, sólo la mitad de los hombres, en España, se somete a revisiones anuales. Para prevenir, detectar y tratar estas enfermedades con el mayor éxito posible, es fundamental tener en mano un diagnóstico precoz.

Tal como explica a laSexta.com la Dra. Clàudia Mercader i Barrull, especialista en Urologia del Hospital Clínic de Barcelona«la próstata es una glándula que forma parte del aparato reproductor masculino. Tiene el tamaño aproximado de una castaña y se sitúa justo debajo de la vejiga, rodeando la uretra».

Como ya hemos dicho, su principal función es «la producción y almacenamiento del líquido seminal que es el líquido que acompaña, nutre y apoya a los espermatozoides», añade la experta, con motivo de la celebración un año más de Movember, el movimiento de concienciación de la salud masculina.

Algunos de los síntomas que pueden estar avisando de problemas en la próstata, serían tal como enumera la AEU: dificultad para orinar o mucho dolor al hacerlo; aumento en el número de veces que vas al baño a hacer pis; problemas de incontinencia; pérdidas nocturnas de orina, etc.

Veámos, no obstante, cuáles serían los síntomas más habituales de las tres enfermedades más frecuentes de esta glándula masculina para acudir al médico y valorar su estado, en cuando aparezcan. Esto no es incompatible con las revisiones periódicas que todos los hombres deberían hacerse.

Prostatitis aguda bacteriana

«Se trata de una inflamación de la glándula prostática por una infección causada bacterias», explica la doctora Mercader i Barrull. Al tratarse, por tanto, de una infección aguda, en el caso de que aparezca fiebre asociada a los síntomas que vamos a describir, «se debe acudir a urgencias (bien urgencias de un centro de salud o a las urgencias de un hospital), ya que requiere tratamiento antibiótico».

Los síntomas más comunes de esta patología son:

  • Fiebre acompañada de dolor al orinar
  • Aumento de frecuencia miccional
  • Urgencia miccional
  • Disminución de la fuerza del chorro urinario
  • Dolor en la zona baja del abdomen
  • Dolor en la zona perineal (zona entre los testículos y el ano)
  • Dolor al eyacular
  • Dolor al defecar
  • Sangre en orina y/o sangre en semen.

Hiperplasia benigna de próstata

Es una de las patologías masculinas más frecuentes. Tal como expone la doctora, «se trata de un crecimiento benigno de la glándula prostática, que por su localización, puede causar una obstrucción crónica a la salida de orina, algo que a largo plazo puede acabar provocando una sobrecarga en la vejiga».

Esta patología está asociada a la edad y a la exposición crónica y natural que tiene la próstata a la testosterona, la hormona masculina. Es por ello que es una patología muy frecuente, en la población masculina: se estima que más del 50% de los varones por encima de los 60 años la tiene.

Al ser una enfermedad que correlaciona con la edad, es decir, «es preferible consultar al médico de atención primaria o al urólogo sin carácter urgente cuando los síntomas son incipientes, en vez de esperar a que los síntomas sean muy molestos, y puedan aparecer complicaciones», recomienda la doctora.

Los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata -comenta la experta- están relacionados bien con la obstrucción que provoca la próstata a la salida de orina (síntomas de vaciado), o bien por la sobrecarga que sufre vejiga (síntomas de llenado). «En los casos más extremos, puede llegar a causar complicaciones severas como retención aguda de orina (imposibilidad de orinar), infecciones urinarias de repetición, litiasis vesicales o deterioro de la función renal cuando la sobrecarga alcanza a los riñones».

  • Síntomas de vaciado: chorro urinario débil, micciones alargadas, dificultad para el inicio de la micción, necesidad de hacer fuerza para orinar, chorro intermitente sensación de que no se vacía del todo la vejiga y/o goteo post-miccional.
  • Síntomas de llenado: aumento de frecuencia miccional, urgencia o necesidad de correr para ir al baño, con o sin escape de orina, y necesidad de ir al baño por la noche.

Cáncer de próstata

Es el tumor más frecuente en los hombres con más de 35.000 casos nuevos al año, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Pero el tercero en mortalidad, por detrás del cáncer de pulmón y el cáncer de colon.

Según datos aportados por la SEOM, en este artículo, un 90% de los casos de cáncer de próstata se diagnostican en mayores de 65 años y la edad media de diagnóstico es a los 75 años. Un dato importante es que «desde el uso generalizado de la determinación en sangre del PSA (Antígeno Prostático Especifico), la gran mayoría de casos se diagnosticarán en fase localizada»; lo que significa que aumentarán las probabilidades de supervivencia.

«El cáncer de próstata es asintomático, excepto en aquellos casos ya avanzados. Es importante remarcar que su pronóstico es generalmente bueno, especialmente cuando se diagnostica a tiempo. Existen muchas modalidades distintas de tratamiento cómo distintas opciones quirúrgicas, radioterapia, terapia hormonal, quimioterapia o inmunoterapia que se ajustan a cada caso en particular (de forma individualizada)», asegura la doctora Mercader i Barrull.

Dado que es un tumor que no suele provocar síntomas (y con buen pronóstico cuando se diagnostica a tiempo), «la mejor estrategia es acudir a una revisión con el médico o con el urólogo a partir de los 50 años de edad. Pero en pacientes con antecedentes familiares de cáncer de próstata o con ascendencia africana se recomienda adelantar el control a los 45 años por un riesgo más elevado», recomienda la doctora.

Por último, las pruebas de despistaje del cáncer de próstata «consisten en un tacto rectal para valorar que no existan nódulos sospechosas en la próstata, y un análisis sanguíneo con un marcador llamado PSA (prostate-specific antigen), que de estar demasiado alto podría ser debido a un cáncer de próstata, por lo que se proseguiría el estudio con otras pruebas», asegura la experta. No obstante, es importante aclarar que este marcador puede estar alto debido a otros factores (no tiene por qué ser cáncer) por ello son importantes las consultas y las revisiones. Para bien prevenir o bien detectar el tumor, cuanto antes mejor.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s