Identifican una célula inmunitaria que ayuda a eliminar los tumores de cáncer de vejiga

Los investigadores del Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos) han realizado dos importantes descubrimientos sobre el mecanismo por el que las células del cáncer de vejiga frustran los ataques del sistema inmunitario, al identificar una célula inmunitaria que ayuda a eliminar los tumores de cáncer de vejiga y mejorar la inmunoterapia. La investigación, publicada en la revista ‘Cancer Cell’, podría conducir a una nueva opción terapéutica para los pacientes con este tipo de tumores.

El cáncer de vejiga avanzado es agresivo y los pacientes suelen tener un mal pronóstico. Hay ha aprobado varios inhibidores de los puntos de control inmunitarios para el cáncer de vejiga, pero sólo consiguen una buena respuesta en un 20% de los pacientes.

Cuando las personas padecen cáncer, un tipo de célula inmunitaria llamada «célula asesina natural» entra en acción para intentar eliminar las células tumorales. Sin embargo, las células tumorales suelen ser capaces de frustrar los ataques de las células asesinas naturales.

Los investigadores del Mount Sinai informaron de que habían encontrado un subconjunto de células T CD8 que se adapta a las estrategias de evasión de los tumores apropiándose de las propiedades innatas que tradicionalmente se atribuyen a las células asesinas naturales, lo que ofrece una estrategia para reducir la capacidad de las células tumorales para combatirlas.

Para crear células asesinas adicionales, demostraron que podían inducir a las células T CD8+ a expresar una molécula conocida como NKG2A en su superficie, lo que les permitía comportarse más como células asesinas naturales. Este estudio demostró que NKG2A se asocia a una mayor supervivencia y a la capacidad de respuesta a una inmunoterapia contra el cáncer conocida como bloqueo del punto de control PD-L1.

El segundo descubrimiento se refiere a la capacidad de las células cancerosas para resistir la terapia de bloqueo del punto de control PD-L1. Los investigadores observaron que los tumores pueden mantener la expresión de una proteína llamada HLA-E en su superficie que puede resistir a las células T porque el HLA-E se une a la molécula NKG2A y desactiva la capacidad de lucha de las células T.

Según los investigadores, una inmunoterapia que se dirija específicamente al eje HLA-E/NKG2A podría ser una forma eficaz de atacar los cánceres de estos pacientes.

«Estos hallazgos sugieren que los anticuerpos que bloquean tanto NKG2A como PD-L1 podrían ser una estrategia de tratamiento más eficaz para los pacientes cuyos tumores de cáncer de vejiga tienen tanto niveles elevados de HLA-E como de células T CD8+ positivas a NKG2A», asegura el autor principal y co-corresponsal Amir Horowitz, Profesor Adjunto de Ciencias Oncológicas en el Instituto del Cáncer Tisch en el Monte Sinaí y miembro del Instituto de Inmunología de Precisión en la Escuela de Medicina Icahn en el Mount Sinai.

«Estos hallazgos proporcionan un marco para futuros ensayos clínicos que combinen una terapia que bloquee NKG2A con otras inmunoterapias en estos tumores», subraya.

«El bloqueo de los puntos de control inmunitario es un tipo de inmunoterapia contra el cáncer líder que se dirige a la vía PD1-PDL1 con el fin de volver a involucrar a las células T CD8+ ‘agotadas’ en la lucha contra los tumores», añade la coautora Nina Bhardwaj, Directora de Inmunoterapia, Codirectora del Programa de Inmunología del Cáncer y Profesora de Medicina (Hematología y Oncología Médica) en el Instituto del Cáncer Tisch en Mount Sinai.

«En este trabajo, demostramos que las respuestas al bloqueo de PD-L1 en pacientes con cáncer de vejiga están influidas por un eje adicional de puntos de control inmunitario identificado recientemente en otros cánceres: NKG2A-HLA-E», añade.

Para llevar a cabo el estudio, en el que han trabajado investigadores de Suecia, Noruega, Italia, Suiza y varios centros de Estados Unidos, analizaron los tumores y la sangre de pacientes con cáncer de vejiga en varias fases de la enfermedad, y estudiaron todas las muestras inmediatamente después de la extirpación quirúrgica de los pacientes para asegurarse de que podían capturar células inmunitarias vivas y examinar su funcionamiento.

El estudio integró varias tecnologías unicelulares de vanguardia y aprovechó conjuntos de datos disponibles públicamente a través de The Cancer Genome Atlas (TCGA) y el ensayo ImVigor210 de atezolumab, una inmunoterapia anti-PDL1.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s