Cómo saber si tienes infección de orina: los síntomas que revelan esta incómoda afección

Una infección de orina ocurre cuando ciertos microorganismos llegan al tracto urinario. Aunque tu aparato urinario está preparado para ello, a veces no logra impedir que una bacteria llegue hasta las vías urinarias y se reproduzca en la vejiga. Es el caso de la cistitis causada por la bacteria Escherichia coli (E. coli).

Pero esto también puede ocurrir en los riñones, lo que se conoce como pielonefritis o infección, renal, en los uréteres o la uretra.

Por su anatomía, las infecciones de orina son más frecuentes en mujeres ya que la uretra es más corta y está más cerca del recto, lo que favorece la entrada de patógenos. 

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de contraer infecciones de orina son haber tenido una infección anterior, la actividad sexual, el embarazo o problemas estructurales en las vías urinarias, como el agrandamiento de la próstata o la edad, siendo más frecuente en niños y personas mayores.

Cómo saber si tienes infección de orina 

Aunque las causas puedan ser diversas y también la zona afectada, las infecciones de orina suelen guardar una sintomatología similar. Es fácil que puedas detectarlas tú mismo desde casa.

El signo más característico es el dolor o ardor que produce orinar. También una mayor necesidad de hacer pis. Otros síntomas frecuentes, según la Mayo Clinic son:

  • Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades.
  • Orina de aspecto turbio.
  • Orina de color rojo, rosa brillante o amarronado (un signo de sangre en la orina).
  • Orina con olor fuerte.
  • Dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de la pelvis y alrededor de la zona del hueso púbico.

En función de la zona, la sintomatología puede variar. Los síntomas de una infección de los riñones pueden incluir:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Dolor en la parte baja de la espalda o en el costado.
  • Náuseas o vómitos.

Para estar seguro de que se trata de este tipo de afección, puedes hacerte una prueba de orina en casa, a través de tiras reactivas de análisis, fabricadas a base de un papel absorbente que detecta la presencia de leucocitos (glóbulos blancos) y nitritos (desechos de la reacciones metabólicas de las bacterias).

Cuando esta infección se limita a la vejiga, puede ser dolorosa y molesta. Sin embargo, puede tener consecuencias graves si se extiende a los riñones. De ahí que, en todos los casos, sea conveniente acudir al médico ya que su tratamiento requiere antibióticos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s