¿Qué provoca incontinencia urinaria y cómo se puede corregir?

La incontinencia urinaria se refiere a la pérdida del control de la vejiga en la que puede ocurrir una fuga de orina repentina o una necesidad de orinar tan fuerte que no puede ser controlada. Esta condición puede ser temporal o crónica, dependiendo de su causa.

La incontinencia urinaria en mujeres es más común que en hombres al mismo tiempo que es más frecuente con la edad avanzada, aunque nadie queda exento de sufrirla a cualquier edad. 

Si la incontinencia urinaria afecta la capacidad de realizar las actividades cotidianas, se recomienda acudir con un doctor para recibir atención especializada. 

¿Qué provoca incontinencia urinaria y cómo se puede corregir?

A medida que se envejece, los músculos que sostienen la vejiga tienden a debilitarse, lo que puede provocar que se pierda el control de la vejiga y dar lugar a la incontinencia urinaria.

También hay muchos problemas de salud que pueden provocar esta condición. Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden ser un signo de cáncer, cálculos renales, infección de las vías urinarias, cistitis, agrandamiento o cáncer de próstata. El Alzheimer y la demencia también pueden provocar dicha condición. 

En las mujeres la incontinencia urinaria es común por el embarazo y también porque al dar a luz, los músculos del suelo pélvico se debilitan. 

La diabetes, el estreñimiento y el sobrepeso también pueden causar incontinencia urinaria.

¿Qué síntomas da la incontinencia urinaria?

La pérdida o fuga de orina en poca cantidad o mucha, ya sea de forma ocasional o frecuente es el síntoma de la incontinencia urinaria en hombres y mujeres sin importar la edad.

Existen diferentes tipos de incontinencia urinaria:

  • Incontinencia urinaria por esfuerzo o estrés: Se desencadena con determinados tipos de actividad física. Por ejemplo, puedes perder el control de la vejiga cuando estás haciendo ejercicio, al toser, al estornudar o al reír, ya que estas actividades ejercen presión sobre el músculo del esfínter que retiene la orina en la vejiga. La tensión añadida puede hacer que el músculo suelte orina.
  • Incontinencia urinaria por urgencia: Se produce cuando se pierde el control de la vejiga tras experimentar una fuerte y repentina necesidad de orinar. Una vez que se siente esa necesidad, es posible que no se pueda llegar al baño a tiempo.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento o por “goteo”: Se produce cuando no se vacía completamente la vejiga al orinar, lo que puede ocasionar que parte de la orina restante puede salir de la vejiga. Por eso este tipo de incontinencia se denomina a veces de «goteo».
  • Incontinencia urinaria funcional: Está causada por barreras físicas o mentales que pueden impedir que alguien llegue al baño a tiempo. Esto puede deberse a problemas cognitivos, como la demencia o la enfermedad de Alzheimer, a problemas musculares como la artritis, o a problemas neurológicos como un derrame cerebral o un daño en la médula espinal.
  • Incontinencia urinaria mixta. Experimentas más de un tipo de incontinencia urinaria; la mayoría de las veces, esto se refiere a la combinación de incontinencia de esfuerzo e incontinencia urinaria por urgencia.

¿Cómo se puede corregir la incontinencia urinaria

El tratamiento de la incontinencia urinaria va a depender de cuál sea su causa y se administrarán medicamentos, cirugía u otros tipos de corrección. Algunas opciones de tratamiento pueden ser las siguientes:

  • Entrenamiento de la vejiga: Se pueden realizar ciertos ejercicios, como los ejercicios del suelo pélvico o el entrenamiento de la vejiga, que pueden ayudar a aumentar el control de la vejiga.
  • Terapia conductual: Puede ayudar a controlar la ingesta de líquidos, ajustar la dieta o ir al baño a horas programadas antes de sentir la necesidad.
  • Medicación: Dependiendo del tipo de incontinencia, ciertos medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas. Por ejemplo, si es por una infección se pueden administrar antibióticos, en cambio los antimuscarínicos son una clase de fármacos utilizados para tratar la vejiga hiperactiva.
  • Colocación de una sonda: Si la incontinencia urinaria es persistente y afecta significativamente a la calidad de vida, el médico puede sugerir la colocación de una sonda interna o externa para ayudar a controlar la incontinencia por rebosamiento o, en algunos casos, la incontinencia funcional.
  • Pérdida de peso: El médico puede sugerir la pérdida de peso para ayudar a controlar los síntomas, ya que puede aliviar la presión sobre la vejiga.
  • Ropa interior absorbente: El uso de compresas o ropa interior absorbente, desde las bragas desechables hasta las lavables y reutilizables, puede ayudar a contener las fugas más pequeñas.

Aunque en muchas ocasiones no se puede prevenir la incontinencia urinaria, lo que se puede hacer para reducir el riesgo de padecerla es: mantener un peso saludable, evitar alimentos que irriten la vejiga (como el café y el alcohol), ingerir más fibra y dejar de fumar. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s