Lo que los médicos están pasando por alto en la enfermedad renal

La parálisis cerebral y la enfermedad renal pueden estar profundamente entrelazadas.

En la infancia, los efectos de la afección del desarrollo neurológico, como la disminución de la actividad física y la disfunción urológica, son factores de riesgo de enfermedad renal. La relación adversa continúa durante la edad adulta, ya que las personas con parálisis cerebral a menudo tienen presión arterial alta, otro riesgo de desarrollar problemas renales.

La enfermedad renal avanzada está asociada con la muerte de los pacientes con parálisis cerebral

Además, un estudio reciente de Michigan Medicine reveló que la enfermedad renal avanzada está asociada con la muerte de los pacientes con parálisis cerebral. Independientemente de los factores relacionados, como el cáncer y las afecciones cardiovasculares.

Los resultados, publicados en Frontiers in Neurology, no son lo que sorprendió al equipo de investigadores. Más bien, sospechan que los médicos pueden estar pasando por alto los primeros signos de enfermedad renal. Esto, mientras examinan a los pacientes con parálisis cerebral, cuando puede haber intervenciones para evitar que empeore.

¿Cómo?

Sobreestimando la función renal, a pesar de usar métodos estándar de medición, dice Daniel Whitney, Ph.D., autor principal del artículo y profesor asistente de medicina física y rehabilitación en Michigan Medicine.

“Los métodos clínicos actuales para evaluar la función renal están influenciados por la masa muscular de una manera que proporciona una imagen inexacta de la salud renal de los pacientes con parálisis cerebral”, dijo Whitney.

Errores de interpretación

Al extraer sangre para evaluar la función renal, los médicos se concentran en la creatinina, un producto de desecho de los músculos. El nivel de creatinina se incluye en una ecuación que estima qué tan bien filtran los riñones el torrente sanguíneo. Cuanto mayor sea la creatinina, peor funcionará el riñón.

El problema, señala Whitney, es que las personas con parálisis cerebral tienen una masa muscular baja y, por lo tanto, suelen tener niveles bajos de creatinina. Por lo tanto, cuando se calcula la función renal, el valor se refleja más en el músculo bajo que en la función renal real. Y los médicos pueden interpretar que la función es mejor de lo que realmente es.

“No es tanto un error en la prueba como un error en la interpretación”, dijo. “El trabajo futuro deberá identificar una mejor manera de capturar la función renal dados los problemas con estas pruebas clínicas para personas con parálisis cerebral”.

¿QUÉ OTROS PROBLEMAS HAY?

No solo se usa comúnmente la tasa de filtración glomerular estimada (TFGe) de la creatinina para comprender la función renal. Sino que define las etapas de la enfermedad renal y tiene recomendaciones guiadas sobre cuándo los pacientes deben ser remitidos para una evaluación nefrológica. Si los métodos actuales sobreestiman la función renal en una población. Es posible que no sean remitidos para una evaluación de nefrología en el momento apropiado, dice Andrea Oliverio, MD, coautora del artículo.

“Los médicos también usan estas ecuaciones de estimación para guiar la dosificación de algunos medicamentos. Por lo que los pacientes con función renal sobreestimada pueden recibir dosis más altas de medicamentos de lo que deberían para su verdadera función renal”, dijo Oliverio.

El equipo de investigación analizó los datos de reclamaciones de más de 16.700 adultos con parálisis cerebral, de los cuales el 7,3% tenía enfermedad renal. Después de tener en cuenta dos docenas de comorbilidades. Encontraron que la enfermedad renal se asoció con una mayor mortalidad, especialmente la enfermedad renal en etapa terminal.

Cambios necesarios

La mala salud de los riñones también aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, una de las principales causas de muerte entre las personas con parálisis cerebral y la población en general. Estos hallazgos ponen en duda si la enfermedad renal puede estar impulsando, en parte, la conocida carga de enfermedades cardiovasculares para esta población que puede haber pasado desapercibida durante tanto tiempo, dice Whitney.

“Esto nos ayuda a ver que la enfermedad renal no es una afección pasiva y benigna, sino que es un problema y, desafortunadamente, se pasa por alto”, dijo. “No es que le duelan los riñones cuando funcionan deficientemente, no es tan obvio. Por lo tanto, realmente tenemos que ser más conscientes desde el principio para detectar y controlar el deterioro de la función renal antes de que cause más problemas médicos”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s