¿Es normal tener escapes de orina?

Cuando hablamos de incontinencia urinaria nos referimos a la salida de orina de manera involuntaria, en un momento en el que no hemos decidido orinar. Esta puede afectar a todos los grupos de edad, niños, adultos y ancianos. A partir de los 6 a 7 años de edad debe haber un control voluntario de en qué momento orinar y en cual momento esperar sin que la orina se salga.

Dicho esto, la incontinencia es una enfermedad, o sea que no es normal en ninguna etapa de la vida que ocurran escapes de orina.

A nivel mundial un 33 por ciento de la población vive con esta patología. Sus causas pueden ser muchas, por lo que es fundamental acudir a un especialista del área para hacer las evaluaciones necesarias y una vez identificada la razón de la incontinencia puedan establecerse los tratamientos apropiados.

Existe lo que llamamos “factores de riesgo”, que son factores que nos predisponen a ser más propensos a enfermarnos de algo. En este caso los factores de riesgo son: obesidad, múltiples embarazos, enfermedades neurológicas, cirugías pélvicas o de próstata, hábito de fumar, envejecimiento.

Se pueden identificar tres tipos principales: incontinencia de estrés (ocurre al toser, reír, hacer algún tipo de esfuerzos o cambiar de posición), incontinencia de urgencia (la orina se escapa porque no da tiempo de llegar al baño), incontinencia mixta (cuando la orina se sale por esfuerzos y también por urgencia).

La principal causa de incontinencia de urgencia es lo que se conoce como vejiga hiperactiva.
También existen otros tipos de incontinencia, como por ejemplo la incontinencia continua, que es la salida constante de orina, usualmente la vemos en pacientes que tienen fístulas o comunicación entre la vejiga y algún otro órgano como la vagina o los intestinos.

Las fístulas suelen estar relacionadas a cirugías pélvicas previas, radioterapia pélvica e inflamaciones del colon, como por ejemplo de divertículos del colon.

En los niños y adolescentes podemos ver la incontinencia por tres razones principales: malos hábitos de horarios y formas de orinar, infección de vías urinarias a repetición y enfermedades neurológicas, muchas veces corregidas cuando era recién nacido, pero que quedan con secuelas en el funcionamiento de la vía urinaria, como sucede con el mielomeningocele.

Cuando los escapes de orina ocurren en la noche mientras el paciente está dormido se le llama enuresis.

En los hombres la próstata tiene una relación muy estrecha con el esfínter urinario, por lo que el mismo puede debilitarse o dejar de funcionar luego de cirugía prostática o luego de cualquier tratamiento de cáncer de próstata (cirugía abierta, laparoscópica, robótica, radioterapia, HIFU, braquiterapia).

La diferencia sería el momento en que se presentan la incontinencia. Cuando el paciente ha sido operado puede notar los escapes de orina inmediatamente se retira la sonda; mientras que cuando el individuo recibe radioterapia, HIFU o braquiterapia el esfínter se va debilitando con el tiempo, por lo que los escapes pueden empezar a notarse a partir de los 12 a 18 meses de recibido el tratamiento.

Medidas temporales
Existen medidas temporales o de contención mientras logramos establecer un diagnóstico apropiado y tratamiento definitivo.

Nos referimos a dispositivos absorbentes como pañales, toallas desechables, protectores diarios que tienden a utilizarse para evitar mojar la ropa o la cama cuando hay escapes de orina.

Otra alternativa en algunos pacientes es la colocación temporal de una sonda urinaria para evitar estos escapes, o para ayudar con el proceso de cicatrización espontánea de algunas fístulas urinarias.

También con frecuencia debemos dejar una sonda urinaria luego del tratamiento quirúrgico o de los tratamientos de tercera línea, el tiempo de uso de la sonda puede variar.

En algunos pacientes operados de cirugía por cáncer de próstata los protectores son utilizados al retirar la sonda, o durante el periodo de rehabilitación del piso pélvico, sobre todo los primeros 3 meses, hasta que los escapes mejoren o desaparezcan.

Pero en definitiva tanto los pañales o toallas como la sonda urinaria fija no son una solución a la incontinencia, sino mas bien una medida temporal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s