Conoce la relación entre hepatitis C e insuficiencia renal crónica

Se estima que en el mundo hay 185 millones de personas infectadas con el virus de hepatitis C. Alrededor de 350,000 de ellas fallecen cada año. Y es que se trata de un padecimiento silencioso. Los primeros síntomas se presentan hasta 20 o 30 años después de haberla adquirido.

Ante tal problemática resulta conveniente fortalecer la prevención, la detección y el control del virus de la hepatitis C (VHC). Este virus se asocia con padecimientos en los riñones y es la causa más frecuente de daño hepático en personas con insuficiencia renal crónica (IRC), que generalmente se transmite a estos pacientes por su exposición a la sangre o derivados de la misma por el tratamiento de hemodiálisis o un trasplante renal.

De igual forma, el virus de la hepatitis C puede causar inflamación de los glomérulos, que son pequeños filtros en los riñones que eliminan el exceso de líquidos, electrolitos y desechos del torrente sanguíneo, lo quepuede derivar en insuficiencia renal crónica (IRC).

Debido a la conexión entre el VHC y la IRC, es recomendable que los pacientes con hepatitis C se realicen exámenes médicos para determinar el estado del funcionamiento de los riñones.

La hepatitis C es una enfermedad prevenible, pero a pesar de ello entre el 60 y el 85 por ciento de las infecciones agudas causadas por esta enfermedad se vuelven crónicas.

“La detección oportuna y la administración del tratamiento en etapas tempranas son primordiales para la disminución de la incidencia del padecimiento, impedir la lesión hepática y prevenir complicaciones asociadas como el daño renal, que conlleva complicaciones en el paciente y su familia en todos los ámbitos, explica Omar Tomey, director médico de AbbVie en México.

Las hepatitis virales son un grupo de enfermedades infecciosas integradas por la hepatitis A, B, C, D y E.  Son transmisibles y provocan afección en el hígado tanto aguda como crónica.

En los casos de los virus A y E generalmente causan infecciones agudas mientras que los virus B, C y D pueden causar infecciones crónicas, y en conjunto causan más de un millón de muertes al año, por lo que son consideradas un problema de salud pública a nivel mundial.

Estas enfermedades provocan síntomas como:

  • Dolor en la zona abdominal
  • Orina turbia
  • Fatiga
  • Fiebre baja
  • Falta de apetito
  • Náuseas
  • Vómito
  • Coloración amarillenta en la piel y en los ojos (el síntoma más conocido)

Estas enfermedades pueden llegar a transmitirse en quirófanos, en consultorios dentales y en menor proporción en bancos de sangre (hepatitis ocultas) a través de fluidos biológicos y material quirúrgico contaminado.

La hepatitis C puede ser detectada por un profesional de la salud por medio de la historia clínica, un examen físico y una prueba de sangre.

Si el diagnóstico es positivo, el médico solicitará más exámenes para determinar el daño hepático, a partir del cual se identifica la gravedad de la enfermedad para la administración del tratamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s