Más vale prevenir… Aprende para qué sirve el autoexamen testicular

Los cambios en los testículos pueden ser un signo de trastornos benignos frecuentes como una infección o un quiste, o un trastorno menos frecuente como un cáncer testicular. El autoexamen te ayuda a conocer lo que es normal y lo que es distinto en tus testículos, así que es más probable que notes cambios ligeros.

El cáncer testicular es un tipo de cáncer relativamente poco frecuente. Aproximadamente 1 de cada 250 varones lo padecerá en algún momento de su vida.

Algunos médicos recomiendan que todos los hombres examinen sus testículos mensualmente después de la pubertad. Otros no lo consideran necesario. Estos últimos argumentan que como es altamente tratable en todos los estadios, el hallazgo temprano del cáncer testicular no aumenta sus probabilidades de cura.

Dicen que aunque se promocionan como un método de detección de cáncer testicular no está demostrado que los autoexámenes testiculares reduzcan el riesgo de muerte por esta causa.

Lo que sí es una realidad es que las autoexploraciones testiculares pueden ayudar a detectar diversos padecimientos, así que entre más se conozca su estado normal, más fácil será el hallazgo de cualquier anormalidad. Quienes sí deben tener este hábito son:

  • Personas con antecedentes familiares de cáncer testicular
  • Tumor testicular previo
  • Testículo no descendido

¿Cómo hacerlo?

Se aconseja realizar el autoexamen testicular de pie y mientras se está tomando una ducha o un baño caliente o inmediatamente después, pues el escroto (la piel que recubre los testículos) está más relajado en ese momento, lo que facilita el examen.

  • Toca el saco escrotal suavemente para localizar un testículo
  • Estabiliza el testículo con la mano
  • Usa los dedos y el pulgar de la otra mano para palparlo firme, pero suavemente
  • Toca toda la superficie
  • Siente el epidídimo (el conducto que transporta los espermatozoides), una especie de cordón blando que duele un poco si se lo presiona, ubicado sobre el borde posterosuperior de cada testículo. Este es un bulto normal
  • Busca bultos o protuberancias en el frente o los costados. En ocasiones los bultos en los testículos son tan pequeños como un grano de arroz
  • Recuerda que uno de los testículos (por lo general el derecho) es ligeramente más grande que el otro en la mayoría de los varones. Esto también es habitual.
  • Revisa el otro testículo de la misma manera

Si detectas hinchazón, bultos o cambios en el tamaño de alguno de los testículos, o si el color cambió, busca ayuda profesional. También si sientes dolor o molestia en las ingles.

No todo es cáncer

Un testículo puede agrandarse por diversas razones, no solo por cáncer. Puede ser un hidrocele, un tipo de inflamación del escroto que ocurre cuando se acumula líquido en el recubrimiento delgado que rodea el testículo. También puede ser varicocele, que es la hinchazón de las venas dentro del escroto. Es algo similar a las venas varicosas en las piernas.

Si los testículos crecen busca consejo médico. El especialista podría ordenar una ecografía, un estudio sencillo e indoloro capaz de detectar un tumor.

Recuerda que si decides examinarte los testículos regularmente aprenderás lo que es normal y lo que es distinto. Cualquier cambio infórmalo de inmediato a tu médico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s