¿Qué es la gonorrea, cuáles son los síntomas y cómo se cura la infección?

Según la Organización Mundial de la Salud , unas 376 millones de personas contraen gonorrea anualmente . En la mayoría de los casos, esta infección se manifiesta de forma asintomática, por lo que la prevención es el mejor método para erradicarla.

Una de las consecuencias más severas de la gonorrea, es la transmisión materno infantil de la infección por parte de las mujeres embarazadas. Además, podría causar infertilidad y problemas graves en la salud reproductiva.

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea forma parte de las enfermedades de transmisión sexual . Su público propenso más habitual está compuesto por los adultos jóvenes.

La bacteria que produce la gonorrea (Neisseria Gonorrhoeae), puede infectar tanto la boca, como el tracto genital o el ano.

Esta infección puede contraerse a través del sexo vaginal, oral o anal con una pareja portadora de la bacteria. En el caso de las mujeres embarazadas que se encuentran infectadas, es muy común que le transmitan la enfermedad a sus bebés durante el parto.

Causas de la gonorrea

Utilización de preservativos como método de protección. Se trata del único anticonceptivo que puede evitar que una persona infectada contagie a otra durante las relaciones sexuales.

Excesiva cantidad de alcohol y drogas compuestas por sustancias varias.

Los síntomas de la gonorrea

Algunos síntomas comunes de la gonorrea y otras infecciones de transmisión sexual son:

  • Flujo vaginal amarillento
  • Úlceras genitales y dolor abdominal
  • Secreción y ardor uretral (en el caso de los hombres)
  • Dolor al tener relaciones sexuales y al orinar
  • Irregularidades en la menstruación y sangrados entre períodos
  • Vómitos y necesidad de orinar con mayor frecuencia de lo normal

Sin embargo, uno de los problemas más graves de la gonorrea es que se la puede tener sin que exprese síntomas.

La bacteria genera la infección en un lapso aproximado de 4 días luego de la relación sexual con la persona portadora en el caso de la mujer, y hasta un mes en el caso del hombre.

La importancia de los chequeos y el diagnóstico

Tanto hombres como mujeres deben realizarse un chequeo clínico con médicos ginecólogos, urólogos o andrólogos. La periodicidad de estos controles puede detectar la gonorrea y así conducir a un rápido tratamiento.

Una de las pruebas más comunes es llamada “Tinción de Gram”, en honor al bacteriólogo que la desarrolló por primera vez. Con tan solo una muestra de tejido o secreción, en aproximadamente 72 horas, es posible comprobar o refutar la existencia de gonorrea.

¿Se puede curar la gonorrea?

Afortunadamente, sí. Existen más de 30 bacterias, virus y parásitos que se transmiten por contacto sexual, de los cuales solo 4 cuentan con una cura definitiva.

La gonorrea es una de ellas, mientras que la Hepatitis B, el VHS (virus del herpes simple), el VIH y el virus del papiloma humano, son incurables (aunque existen tratamientos para atenuar los síntomas).

Junto con la clamidiosis y sífilis, la gonorrea se puede curar si se suministra la pauta adecuada de antibióticos que generalmente requieren una sola dosis.

En el caso de las mujeres embarazadas, algunos antibióticos podrían presentar reacciones contraproducentes, por lo que es necesario que el médico seleccione otro tipo de medicamentos y siga su evolución con especial cuidado.

Las vías de incorporación de estos antibióticos pueden ser orales o por inyección, en instituciones sanitarias.

En los casos en que la gonorrea evolucione demasiado hasta conformar una enfermedad pélvica, podría ser necesario que el paciente se someta a un tratamiento intravenoso.

Luego del suministro farmacológico, se deberá realizar un tratamiento de seguimiento por aproximadamente 7 días, en el que se emplearán técnicas de control para verificar que los síntomas hayan desaparecido por completo.

Los médicos sugieren a los pacientes que impulsen a sus parejas a realizarse el diagnóstico y, en oportunidades, a comenzar el tratamiento.

Cómo frenar la propagación de las ITS (Infecciones de Transmisión Sexual)

Las áreas de especialidad de distintas instituciones, así como de organismos públicos, aseguran que un gran porcentaje de estas enfermedades podría prevenirse trabajando en la concientización sobre la importancia del uso del preservativo en todas las prácticas sexuales .

A pesar de los considerables esfuerzos, sigue siendo difícil ver cambios de comportamiento, sobre todo en jóvenes y adolescentes.

Trabajar sobre sectores de la población segmentados y definidos, sumar con énfasis estos temas a las currículas educativas y disponer de los aparatos de comunicación y difusión para la visibilidad de los casos reales de ITS en la comunidad, parecerían ser los pasos a seguir para reducir las preocupantes cifras anuales de pacientes infectados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s