¿Tabaco, móvil, ropa interior? Los mitos sobre la fertilidad masculina, a examen

La historia de humanidad está cargada de mitos y leyendas que durante años el ser humano ha tomado por verdades indiscutibles sin necesidad de aval científico. “Después de la leche nada eches”, o “si te pica una medusa lo mejor es orinar encima de la picadura”, son algunos ejemplos de este tipo de creencias sin fundamento. Las hay para todos los gustos y ámbitos de la vida y el campo de la fertilidad masculina, evidentemente, no se libra de ellas.

En España entre un 15% y un 20% de los hombres son infértiles y, tal y como explica el urólogo Daniel López, este porcentaje ha ido subiendo. “Hay una cierta tendencia hacia menor fertilidad desde hace unos años”, señala. El sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, la contaminación ambiental y la elevación de la edad en la que se decide tener hijos, entre otros factores, pueden ser determinantes en este descenso de la fertilidad masculina.

Con el objetivo de arrojar luz sobre todo lo que se afirma al respecto de los problemas de reproducción masculina, en ICON hemos hablado con Juan Ignacio Martínez Salamanca, doctor de la Asociación Española de Urología, y Daniel López, coordinador del servicio de Urología de los centros de HM Hospitales en Galicia. Esto es lo que nos han aclarado:

Fumar reduce la fertilidad: verdad

La mayoría imagina la respuesta y la mayoría estaría en lo cierto: efectivamente, fumar afecta negativamente a la calidad del esperma. Así lo explica Juan Ignacio Martínez Salamanca, doctor de la Asociación Española de Urología: “Numerosos estudios han demostrado la relación entre el hábito tabaquico y el empeoramiento de distintos parámetros del estudio seminal, así como una mejoría de los mismos tras dejar de fumar. Además, fumar se asocia en muchas ocasiones a una vida más sedentaria, peores hábitos alimenticios y obesidad, todos ellos factores relacionados con el deterioro del esperma”. El coordinador del servicio de Urología de los centros de HM Hospitales en Galicia coincide y añade: “El primer paso en el tratamiento de la infertilidad es eliminar los factores ambientales perjudiciales, especialmente los tóxicos, con lo cual abandonar el hábito de fumar es la medida inicial en este proceso”.

Llevar ropa muy ajustada produce infertilidad: mentira

Llevar prendas que oprimen partes de nuestra anatomía no es lo más recomendable, sin embargo, esto no quiere decir que la fertilidad masculina se vea comprometida por ello. Tal y como explica a ICON el doctor Martínez Salamanca, la producción espermática se ve muy afectada por el calor, ya que las temperaturas demasiado elevadas dificultan o impiden la espermatogénesis. “De hecho, embriológicamente el testículo es un órgano intraabdominal que progresivamente desciende hasta alojarse en la bolsa escrotal, donde se encuentra a una temperatura menor”, señala el especialista de la Asociación Española de Urología. “La teoría dice que llevar calzoncillos o pantalones muy ajustados puede elevar los testículos hacia la pared abdominal, aumentando la temperatura y con ello alterar la espermatogénesis. En la práctica, se antoja difícil que sea capaz de llegar a generar un problema real; hablaríamos de un uso constante durante un periodo de tiempo muy largo como para pensar que pueda influir en la fertilidad y aún en ese caso sería difícil de demostrar que fuera la causa de una infertilidad”, anota.

Eyacular muy a menudo reduce la fertilidad: mentira

A pesar de que esta creencia está muy extendida entre la población, no hay evidencia científica que relacione la fertilidad con el número de eyaculaciones. Así lo asegura el doctor Juan Ignacio Martínez Salamanca. El urólogo Daniel López explica a ICON aunque para realizar la prueba diagnóstica básica inicial para evaluar la fertilidad masculina -el espermiograma- se precisa de una abstinencia de eyaculación de varios días, la frecuencia con la que se eyacula no es determinante a la hora de procrear. “Eyacular con frecuencia no es una causa de infertilidad. De hecho, la buena frecuencia de relaciones sexuales es uno de los criterios para valorar el estado de fertilidad”, señala el doctor López.

“Sabemos que la radiación y los campos electromagnéticos pueden alterar el número, la morfología y movilidad de los espermatozoides, pero no por ello todos los hombres presentan alteraciones en la fertilidad”

JUAN IGNACIO MARTÍNEZ SALAMANCA, DOCTOR DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE UROLOGÍA

Se puede ser padre a cualquier edad: verdad… a medias

Que Papuchi (como se conocía al doctor Julio Iglesias Puga, padre del cantante Julio Iglesias) fuera padre a los 90 años no es representativo. La edad también es un factor determinante a la hora de procrear para los hombres. “A diferencia de las mujeres, para las que la producción de ovocitos es limitada, los hombres seguimos produciendo espermatozoides durante toda la vida, por tanto es posible. No obstante, esto no asegura la fertilidad a cualquier edad, hay muchos más factores implicados en ello que la propia espermatogénesis. Por ejemplo, un descenso en los niveles de testosterona que es frecuente en la senectud altera la formación de espermatozoides, o un cuadro de disfunción eréctil que impide mantener relaciones sexuales”, señala Juan Ignacio Martínez Salamanca.

“Un hombre puede ser padre a cualquier edad, aunque pueda precisar técnicas para rescate de espermatozoides si existe disfunción eréctil, vasectomía previa u otra causa que dificulte la concepción de manera natural. De todos modos, el nivel de fertilidad del varón no suele ser el mismo con 20 que con 80 años”, matiza Daniel López, coordinador del servicio de Urología de los centros de HM Hospitales en Galicia.

Hacer ejercicio y comer sano evita la infertilidad: verdad

Como en casi todo en la vida -aunque no es lo que uno quiere escuchar desde la confortabilidad del sofá- el sedentarismo, el sobrepeso y una dieta desequilibrada, no son el mejor aliado de la fertilidad. “A la hora de concebir, llevar unos hábitos de vida saludables es fundamental. Es uno de los primeros y principales consejos que damos a los pacientes que consultan por este problema”, anota el doctor de la Asociación Española de Urología.

Daniel López señala que hay ciertas causas de infertilidad que no son modificables con el ejercicio y la dieta (traumatismos y cirugías, ciertos síndromes genéticos, alteraciones anatómicas…). No obstante, los hábitos de vida saludables inciden de manera positiva en el estado de salud, y también en el nivel de fertilidad. “En cuanto al ejercicio, es aconsejable si se realiza de manera suave o moderada y de manera regular, pero hay que tener en cuenta que los ejercicios físicos intensos, prolongados y extenuantes pueden causar alteraciones hormonales que afecten a los mecanismos de reproducción”, matiza el urólogo.

Si mi padre tuvo ocho hijos yo no puedo ser infértil: mentira

Habrá quien le encuentre su lógica a esta afirmación, pero la procreación no funciona como una regla matemática. Y aunque la genética es importante, no lo es todo. “Muchos factores ambientales condicionan notablemente la fertilidad. La vida del siglo XXI es muy distinta a la que tuvieron nuestros padres, y muchos de los hábitos actuales son contraproducentes en lo que se refiere a la fertilidad”, Juan Ignacio Martínez Salamanca. El coordinador del servicio de Urología de los centros de HM Hospitales coincide: “Hay algunas causas de fertilidad que tienen carga genética, pero existen muchas otras que no están relacionadas con la herencia. Es evidente que el padre de un varón infértil no es infértil. Así que sí: se puede ser infértil aunque se tengan muchos hermanos”.

Guardar el móvil en el bolsillo del pantalón afecta a la fertilidad: ni verdad, ni mentira

A pesar de que, como constató en 1975 la filósofa Hélène Cixous en su obra Sorties, el ser humano tiende a agrupar el mundo en pares opuestos, en el campo de la reproducción no todo es blanco o negro. Y esta creencia, en concreto, es una cuestión incierta. “Sabemos que la radiación y los campos electromagnéticos pueden alterar el número, la morfología y movilidad de los espermatozoides, con la consiguiente disminución de la fertilidad; pero vivimos constantemente sometidos al influjo de esas energías todos los días desde distintas fuentes y no por ello todos los hombres presentan alteraciones en la fertilidad. Los estudios de calidad del esperma relacionados con el uso de teléfonos móviles y dónde los guardamos son escasos y pueden potencialmente presentar numerosos sesgos, así que no es una afirmación que podamos hacer a día de hoy”, argumenta Martínez Salamanca.

Daniel López explica que las causas de infertilidad masculina pueden dividirse, a grandes rasgos, en 3 grupos: las que perjudican los estímulos necesarios para el desarrollo de la función de los testículos (causas hormonales básicamente), las que afectan al necesario transporte del espermatozoide desde el testículo hasta el exterior (obstrucciones, defectos de motilidad del espermatozoide…) y las que afectan a la integridad del propio tejido testicular. Una de las causas que se clasificarían dentro de este último grupo está la radiación. “Los teléfonos móviles, igual que otros electrodomésticos, emiten cierta radiación. Se sabe que no todos los dispositivos emiten la misma, sino que hay variaciones importantes entre diferentes marcas y modelos. El Comité científico asesor en radiofrecuecias y salud ha estudiado estos niveles de radiación y los resultados parecen ir en la línea de que no afectan a la salud a corto y medio plazo, pues están muy por debajo de los límites de seguridad. En el caso de la fertilidad masculina, es importante añadir que esos niveles de radiación tampoco elevarían de manera significativa la temperatura de los tejidos, lo cual es importante para que la producción de espermatozoides sea la adecuada”, comenta el urólogo. No obstante, recuerda que existen recomendaciones para disminuir esta exposición: usar manos libres, auriculares, utilizar telefonía mejor que wifi y wifi mejor que datos móviles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s