¿Ya checaste tus riñones?

Sin la función de tus riñones no puedes vivir. A cada segundo filtran tu sangre, eliminan el exceso de agua y toxinas, mantienen el equilibrio ácido básico de tu cuerpo y ayudan a fabricar sangre, entre otras funciones esenciales.

La enfermedad renal crónica (ERC) es de las primeras 10 causas de muerte en México y la primera causa de años de vida potencial perdidos (AVPP).

Según la Sociedad Internacional de Nefrología, al menos 20 millones de personas en México tienen ERC y un 32 por ciento de la población está en riesgo de desarrollarla.

“De todos los pacientes con esta enfermedad, sólo el 30 por ciento está recibiendo tratamiento, y miles de mexicanos requieren ya un tratamiento y no lo saben”, afirma Yaneth Cantú Hinojosa, presidente del Colegio de Nefrólogos del Norte.

Casi asintomática
La ERC se desarrolla cuando los riñones están dañados y no pueden realizar sus funciones como deberían; no presenta síntomas hasta que la enfermedad está muy avanzada.

“El problema es que los riñones no duelen, no te das cuenta, por eso tienes que ir a checarte”, explica Cantú Hinojosa.

“La enfermedad renal crónica si no se atiende y no se trata llega a insuficiencia renal, síndrome urémico, convulsiones, vómito, diarrea inexplicable, fatiga, anemia, sangrados espontáneos y la muerte en todos los casos”.

La también jefa del Servicio de Hemodiálisis y de Nefrología en el Hospital San Felipe recalca que la principal causa de la ERC es la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad.

“De cada dos pacientes con diabetes uno tiene enfermedad renal crónica y de cada cinco con presión alta, uno la tiene. La gente sabe que la diabetes causa muchos problemas y aún así no se cuida”.

Otros factores que puede influir en desarrollar la ERC es el tabaquismo, suplementos de proteínas, té de hierbas chinas, tatuajes con pigmento amarillo, consumo de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos y el embarazo y los estudios de contraste en pacientes con daño renal.

“Si una embarazada tiene algo de daño renal previo, durante el embarazo empeora, por eso es muy importante el control prenatal”, menciona Cantú Hinojosa.

“En los estudios contrastados utilizan un colorante que es nefrotóxico, con el que hay que tener cuidado, porque si ya tienes falla renal este colorante te puede dar un empujón y terminar necesitando hemodiálisis. Si es muy necesario utilizar el contraste, entonces el nefrólogo, junto con el paciente, el radiólogo y el médico que indicó el estudio, tomarán la mejor decisión en conjunto”.

Aunque son pocos, también se han presentado casos de pacientes con piedras en riñones que han llegado a requerir diálisis.

Tratamientos
La presidente del Colegio de Nefrólogos del Norte señala que existen tres tratamientos para la ERC: el trasplante, la hemodiálisis y la diálisis peritoneal.

El mejor, por mucho, es el trasplante.
“En la hemodiálisis tienes que tener un acceso vascular para poder conectarte a la máquina. Se pone un catéter en el cuello o la fístula. Sale tu sangre por el acceso vascular, pasa por la máquina, el filtro de la máquina la limpia como lo hicieran tus riñones y luego la sangre regresa limpia”, explica la experta.

En la diálisis peritoneal, agrega, el catéter lo colocan en el abdomen y por ahí introducen soluciones especiales que se dejan en cavidad por 6 horas y luego las extraes.

“Es como una lavadora. Nosotros tenemos una membranita que cubre nuestras vísceras y que se llama peritoneo, y esa membranita hace la función de un filtro”, indica.

“Pero la mejor opción es el trasplante anticipado, que es cuando trasplantas al paciente antes de que necesite diálisis o hemodiálisis. Por cada año que pasas en diálisis peritoneal o hemodiálisis se reduce el éxito del trasplante un 5 por ciento. El injerto renal tiene un promedio de vida de 10 años”.

Cantú Hinojosa indica que el tratamiento es costoso. El trasplante está valuado en más de medio millón de pesos en el sector privado.

El tratamiento de hemodiálisis debe hacerse al menos dos veces a la semana y cada sesión cuesta entre 2 mil 500 a 4 mil pesos, además de los medicamentos necesarios que en su totalidad dan una suma de 24 mil pesos al mes, aproximadamente, sin contar los honorarios del nefrólogo o las consultas médicas.

Síntomas
Hay síntomas que se deben vigilar para evitar un daño renal.

-Orinar con espuma, menor cantidad de lo habitual o con sangre.

-Pies hinchados de manera inexplicable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s