El cáncer de próstata entra en la nueva era de atención personalizada y medicina de precisión

Por vez primera, el cáncer de próstata más agresivo, ha podido tratarse en función de su firma genética, lo que provocado un retraso en la progresión de la enfermedad, menos complicaciones y dolor y un incremento en la esperanza de vida en pacientes con cáncer de próstata metastásico avanzado, es decir, aquel que ha progresado después de varios tipos de terapias previas, incluida la terapia hormonal.

Son los datos del ensayo PROfound que se ha presentado en el Congreso Europeo del Cáncer ESMO-2019, que concluye mañana en Barcelona que suponen un cambio de paradigma en el tratamiento del cáncer de próstata, tumor que parecía haberse quedado rezagado frente a otros cánceres comunes con respecto a la terapia de precisión, ahora el estándar de atención en los tumores de mama, ovario y pulmón.

«Los tratamientos para el cáncer de próstata metastásico resistente a las hormonas han seguido utilizando enfoques de ‘talla única’, obviando la composición genética del tumor», señala Maha Hussain, investigadora de la Universidad Northwestern (EE.UU.).El cáncer de próstata parecía haberse quedado rezagado frente a otros cánceres comunes con respecto a la terapia de precisión, ahora el estándar de atención en los tumores de mama, ovario y pulmón

En su opinión, los resultados muestran el potencial de un tratamiento genéticamente dirigido para pacientes con enfermedad avanzada. «Estamos entrando en una nueva era de atención personalizada y medicina de precisión para el cáncer de próstata metastásico».

La terapia en cuestión es oral (olaparib) y está dirigida a aquellos tumores cuyas células tienen defectos en la reparación del ADN. De acuerdo con los datos del estudio PROfound, la progresión de la enfermedad se retrasó en torno a los cuatro meses cuando olaparib se comparaba con una terapia hormonal. Asimismo los datos preliminares sugieren una mejora de la supervivencia superior a los tres meses.

«Ver un efecto tan significativo en la progresión de la enfermedad y otros efectos antitumorales clínicamente relevantes, como el retraso en la progresión del dolor y el incremento en la tasa de respuesta objetiva es un logro notable en pacientes con cáncer de próstata que han recibido tantos tratamientos previos», afirm Hussain.

El cáncer de próstata es la forma más frecuente de cáncer en varones. Cada año se diagnostican más de 1,2 millones de casos en todo el mundo, y la enfermedad provoca más de 350.000 fallecimientos anuales. El tratamiento inicial puede incluir cirugía, radioterapia, quimioterapia o tratamiento hormonal. No obstante, las opciones terapéuticas son limitadas si el cáncer se extiende a otras partes del organismo y desarrolla resistencia a la terapia hormonal.Estamos ante un ensayo crucial, ya que es el primer ensayo en fase III que analiza de forma específica tumores que albergan una alteración molecular que puede ser una diana terapéutica

En el estudio PROfound, los investigadores compararon olaparib, un medicamento que bloquea una proteína necesaria para la reparación del ADN, con las últimas formas de tratamiento hormonal (enzalutamida o acetato de abiraterona).Todos los pacientes incluidos en el estudio tenían cáncer de próstata metastásico resistente a hormonoterapia y defectos clave en los genes de reparación del ADN.

Emplear como diana las rutas de reparación del ADN en células tumorales es una estrategia que ya se emplea en el tratamiento del cáncer de mama y el de ovario en pacientes con alteraciones en dos tipos de genes de reparación del ADN: BRCA1 y BRCA2.

«Estamos ante un ensayo crucial, ya que es el primer ensayo en fase III que analiza de forma específica tumores que albergan una alteración molecular que puede ser una diana terapéutica. En pacientes con este tipo de tumores, el tratamiento con olaparib retrasó la progresión de la enfermedad un 66% comparado con los nuevos agentes hormonales que se usaron en el estudio PROfound. Es un hallazgo impresionante, porque es una mejoría considerablemente mayor que las que considerábamos aceptables en estudios anteriores sobre cáncer de próstata en estas fases avanzadas, 35-40%. Hay una tendencia a mejorar la supervivencia, pero es necesario esperar a completar el análisis de los datos», comenta Eleni Efstathiou, del Centro para el Cáncer MD Anderson, de Houston (EE.UU.)

«En conjunto, estos datos muestran que, como sucede en el cáncer de mama y de pulmón, el cáncer de próstata no es una única enfermedad, sino una variedad de patologías, y necesitamos empezar a identificar a los diferentes grupos de pacientes y tratarlos con terapias dirigidas», concluye Efstathiou.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s