Tipos de incontinencia urinaria en hombres y mujeres y sus consecuencias

La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina. Esto implica cualquier fuga o cualquier paso del líquido a través de la vía urinaria en un momento en el que la persona no lo desea.

Tanto en hombres como en mujeres se presentan dos tipos de incontinencia: la de urgencia y la de esfuerzo. Pero este problema aparece de formas distintas en ambos géneros.
Y aunque la edad sí afecta, existen diversos factores que contribuyen a que este padecimiento se presente.

¿Cómo afecta?
La manera en la que la incontinencia urinaria afecta a los hombres es muy distinta a la de las mujeres. Por ejemplo, es muy raro que un hombre joven la padezca y conforme avanza la edad, lo más común es que aparezca la llamada de urgencia.

Ésta se define como la pérdida involuntaria de orina asociada a un deseo súbito, intenso, de orinar que el paciente no puede diferir y culmina con la salida de la secreción líquida.

Aunque este tipo de incontinencia también se presenta en mujeres, es más común en los varones; en el sexo femenino tiende a ser mitad incontinencia de urgencia y mitad por esfuerzo.

En mujeres, por ejemplo, la incontinencia de urgencia puede presentarse a cualquier edad y sucede por diversas razones como infecciones urinarias, trastornos neurológicos o problemas en la columna.

“Conforme va envejeciendo el hombre, la vejiga va teniendo cambios que provocan que con volúmenes más pequeños de orina comience a descargar la señal de que ya tiene que ir al baño”, explicó Arturo García Mora, encargado del área de urología funcional del Instituto Nacional de Nutrición.

“En ocasiones puede llegar a desencadenar una contracción antes de lo que el paciente la desee y esta contracción puede expulsar la orina antes de que el paciente llegue al baño”.

La incontinencia de urgencia, explica, puede ser un problema únicamente de la vejiga, en donde es incapaz de guardar la orina sin que se salga, pero también algo común es que los hombres van desarrollando problemas de la próstata y ésta va generando obstrucción.

Esto quiere decir que, como la vejiga batalla para sacar la orina a través de la próstata que está obstruyendo, poco a poco se va volviendo irritable y, como consecuencia, presenta problemas de incontinencia.

Ahora bien, de acuerdo con Arturo García Moral, también urólogo adscrito al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, la incontinencia de esfuerzo en el hombre únicamente aparece después de una cirugía para la próstata.

Más o menos el 20 por ciento de los pacientes que se operan por cáncer de próstata pueden llegar a quedar con algún grado de incontinencia de esfuerzo; esto quiere decir que tosen, se ríen, estornudan, se agachan, hacen ejercicio, y sale alguna cantidad de orina de manera involuntaria.

“Es muy importante en el hombre saber distinguir un problema de incontinencia secundario exclusivamente a un problema de la vejiga y un problema secundario a un problema de próstata, porque el tratamiento es diferente”, comenta el especialista, quien hizo una fellowship en urología funcional, reconstructiva, urodinamia y neuro urología del Bristol Urological Institute del Reino Unido.

Común, pero no normal
 La incontinencia, tanto en hombres como en mujeres, es común, pero no es normal.
 La incontinencia no es preci- samente por el envejecimiento de una persona, y siempre hay maneras de corregirla.
 Los síntomas, conforme van apareciendo en pacientes relativamente jóvenes, sí se pueden detener y si se acude rápidamente a valoración, se puede determinar qué es lo que está pasando para evitar que llegue a problemas más graves.
 En alguien que ya tiene incontinencia, algo que puede agravarla es tomar café o té verde o negro; evitar estas bebidas ayudará al paciente en su tratamiento médico.
 Es recomendable realizarse el estudio de urodinamia antes de la operación.
 Presentar cistocele (vejiga caída) no quiere decir que se tenga incontinencia urinaria o visceversa.
 Se recomienda orinar tres o cuatro veces al día, aunque no se tenga deseo, para vaciar la vejiga.
 Es importante hacer ejercicios del piso pélvico.
Y se recomienda tomar por lo menos un litro y medio o dos de agua.
 También se sugiere evitar levantar cosas muy pesadas.

Atención, hombres

El problema de la incontinencia de urgencia en hombres inicialmente se trata con medicamentos y actualmente existen dos grupos para tratarla: el antimuscarínicos y el agonistas beta 3.

“El antimuscarínicos lo que hace es reducir la cantidad de señales que manda la vejiga al cerebro y de esta manera evitar estas contracciones anormales de la vejiga”, señala el especialista.

“El segundo es un grupo de medicamentos muy nuevo, apenas tiene un mes aprobado aquí en nuestro País, que se llama agonistas beta 3. Dentro de estos agonistas beta 3 únicamente existe el mirabegron; éste se usa, igual, una vez al día y actúa de manera diferente, pero también evitando la expulsión de orina de manera involuntaria por parte de la vejiga”.

Opción quirúrgica

De acuerdo con Arturo García Mora, encargado del área de urología funcional del Instituto Nacional de Nutrición, cuando en el hombre se detecta que este problema de incontinencia de urgencia es secundario a la obstrucción de la próstata, primero se recomiendan tratamientos enfocados a esto e incluso se considera si el paciente tiene que entrar a cirugía para desobstruirlo.

El estudio urdinamia mide las presiones dentro de la vía urinaria en diferentes momentos mostrando así si el paciente es candidato a cirugía.

“Desafortunadamente es muy común que muchos hombres se siguen operando de problemas que se consideran que son prostáticos; después de que se operan quedan exactamente con los mismos problemas, incluso, a veces, pueden empeorar porque el problema realmente nunca estuvo originado en la próstata. Por eso es que se recomienda este tipo de estudios”.

Cuando no es suficiente con el tratamiento a base de medicamentos y el problema no es de la próstata, existen dos alternativas: la aplicación de toxina botulínica en la vejiga o el procedimiento neuromodulación sacra.

“La neuromodulación sacra es la colocación de una especie de marcapasos para la vejiga que se coloca en la parte baja de la columna vertebral, y regula los impulsos de la vejiga y estas contracciones anormales.

“Este aparato se puede instalar tanto en hombres como en mujeres, es un tratamiento ya aprobado desde hace 20 años en todo el mundo y se hace con relativa frecuencia aquí en México”.

Próstata e incontinencia

Dos de cada 10 pacientes que se operan de cáncer de próstata presentan incontinencia de esfuerzo, indica García Mora.

“Aquí se realiza el tratamiento de fortalecimiento de piso pélvico, no tanto como preventivo, sino como correctivo. Puede llegar a evitar que el paciente tenga que operarse para corregir la incontinencia más o menos en un 60 o 70 por ciento”, señala el especialista.

La otra opción de terapia es mediante una cirugía: se coloca un cabestrillo suburetral (una especie de hamaca que se pone debajo de la uretra para poder comprimirla un poco y que el paciente no tenga fuga) o un esfínter urinario artificial (dispositivo con tres cámaras que manda presión a un “globo” alrededor de la uretra).

“Ésta ya es una cirugía de alta especialidad que también se hace en el País y tiene una taza de éxito más o menos del 85 por ciento”.

Síntomas
Los síntomas de la incontinencia urinaria en los varones aparecen paulatinamente, indica García Mora.

“Lo primero que el paciente comienza a notar es cierta urgencia para ir al baño, sin tener incontinencia; está en el cine, pero ya no puede terminar de ver la película, se tiene que salir corriendo porque siente que se le va a salir”, explica.

“Estos serían los primeros indicios de que algo está pasando; esta urgencia urinaria no es normal”.

Muchas veces, dijo, esta urgencia progresa y se convierte en una incontinencia; el paciente antes de llegar al baño, empieza a fugar algo de orina.

“Necesita ser valorado para saber exactamente si es la vejiga o la próstata y así iniciar el tratamiento”.

Atención, mujeres

Debido a que la incontinencia de urgencia puede presentarse a cualquier edad en mujeres por lo regular se le asocia con una infección urinaria.

Por ello, de acuerdo con Roberto de Jesús Infante Salines, uroginecólogo del Centro de Urología Avanzada del Noreste, es importante descartar la infección en el momento de hacer el diagnóstico.

“Muchas pacientes se darán cuenta que al venir a revisión, les hacemos un estudio de orina para determinar si hay alguna infección; muchas veces tratando la infección se resuelve el problema”.

Pero también predominan otros factores como trastornos neurológicos, problemas en la columna o lesiones en la vejiga.

“Normalmente, nuestro sistema nervioso evita que se contraiga sola; ese sistema nervioso puede verse afectado conforme pasa la edad o por alguna lesión.

“En esos casos damos tratamiento tomado o de electro estimulación o podemos inyectar medicamentos dentro de la vejiga como la toxina botulínica”.

Otro tipo de prevención son los ejercicios del piso pélvico. Pueden hacer contracciones de los músculos del piso pélvico, que son los que están alrededor de la vagina, para que se hagan más fuertes y gruesos y se evite la incontinencia.

Incontinencia urinaria de esfuerzo

De acuerdo con el especialista egresado de la UANL y del Centro Médico Nacional de Occidente en Guadalajara, la incontinencia urinaria por esfuerzo, en mujeres, en ocasiones se relaciona con actividades como subir o bajar escaleras, levantar cosas pesadas y hasta la actividad sexual.

“Normalmente son fugas cortas, es decir, se sale un ‘chorrito’ cuando se hace el esfuerzo, ésa es la característica.

“Por lo regular, esto pasa en mujeres cuyos trabajos o actividades diarias generen mucho esfuerzo, tienen más facilidad de tener este tipo de incontinencia porque afecta, o llega a haber un efecto a nivel de la uretra, el conducto por donde sale la orina; esto también se asocia a partos vaginales y normalmente se requiere un procedimiento quirúrgico”.

Prevención
La mejor manera de prevenir la incontinencia en hombres como en mujeres es llevar un estilo de vida saludable, mantener un peso sano y hacer ejercicio, ya que esto retrasa los cambios en la vejiga, que es lo que puede provocarla.

Pero a veces, a pesar de todas estas medidas, la persona desarrolla este tipo de problema y necesita tratarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s