Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria (o vesical) ocurre cuando usted no es capaz de impedir que la orina se escape de la uretra. La uretra es el conducto que transporta la orina fuera del cuerpo desde la vejiga. Es posible que la orina se escape de vez en cuando. O puede ser que no sea capaz de contener ninguna cantidad de orina.

Los 3 tipos principales de incontinencia urinaria son:

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo — ocurre durante ciertas actividades como toser, estornudar, reírse o hacer ejercicio.
  • Incontinencia imperiosa — ocurre como resultado de una necesidad urgente y repentina de orinar inmediatamente. Luego la vejiga se contrae y la orina se escapa. Usted no tiene suficiente tiempo después de sentir la necesidad de orinar para llegar hasta el baño antes de orinarse.
  • Incontinencia por rebosamiento — ocurre cuando la vejiga no se vacía completamente y el volumen de orina excede su capacidad. Esto lleva a que se presente goteo de orina.

La incontinencia mixta ocurre cuando usted tiene a la vez estrés e incontinencia urinaria imperiosa.

La incontinencia intestinal es la incapacidad para controlar el paso de las heces. Ese problema no se desarrolla en este artículo.

Causas

Las causas de incontinencia urinaria incluyen:

  • Obstrucción en el aparato urinario
  • Problemas neurológicos o cerebrales
  • Demencia u otros problemas de salud mental que dificultan el hecho de sentir y responder a las ganas de orinar
  • Problemas con el aparato urinario
  • Problemas musculares y nerviosos
  • Debilidad de los músculos pélvicos o uretrales
  • Próstata agrandada
  • Diabetes
  • Uso de ciertos medicamentos

La incontinencia puede ser repentina y desaparecer luego de un período corto de tiempo. O puede continuar a largo plazo. Las causas de la incontinencia súbita o temporal incluyen:

  • Reposo en cama, como cuando se está recuperando de una cirugía
  • Ciertos medicamentos (como diuréticos, antidepresivos, tranquilizantes, algunos remedios para la tos y los resfriados, y antihistamínicos)
  • Confusión mental
  • Embarazo
  • Infección o inflamación de próstata
  • Retención fecal debido al estreñimiento grave, que ejerce presión sobre la vejiga
  • Inflamación o infección de las vías urinarias
  • Aumento de peso

Causas que pueden extenderse a largo plazo:

  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Cáncer en la vejiga.
  • Espasmos vesicales.
  • Próstata grande en los hombres.
  • Afecciones neurológicas, como esclerosis múltiple o accidente cerebrovascular.
  • Daño nervioso o muscular después de un tratamiento de radiación pélvica.
  • Prolapso pélvico en las mujeres: caída o deslizamiento de la vejiga, uretra o recto hacia el espacio vaginal. Esto puede ser provocado por el embarazo y parto.
  • Problemas con las vías urinarias.
  • Lesiones de la columna.
  • Debilidad del esfínter, los músculos circulares de la vejiga que se encargan de abrirla y cerrarla. Esto puede ser causado por cirugía de próstata en los hombres o de la vagina en las mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s