Pielonefritis o infección renal

Causas de la infección renal

La pielonefritis se presenta con más frecuencia como resultado de una infección urinaria, particularmente en presencia de reflujo de orina ocasional o persistente de la vejiga hacia los uréteres o la pelvis renal (reflujo vesicoureteral).

La pielonefritis puede ser clasificada de la siguiente manera:

Pielonefritis aguda no complicada (desarrollo súbito de inflamación renal)

Pielonefritis crónica (una infección prolongada que no se resuelve)

Aunque la cistitis (infección de la vejiga) es común, la pielonefritis se presenta con mucha menos frecuencia. El riesgo aumenta si existen antecedentes de cistitis, necrosis papilar renal, cálculos renales, reflujo vesicoureteral o uropatía obstructiva.

El riesgo también aumenta cuando existen antecedentes de infección urinaria crónica o recurrente y cuando la infección es provocada por un tipo de bacteria particularmente agresiva.

La pielonefritis aguda puede ser severa en los ancianos y en las personas que se encuentran inmunodeprimidas (por ejemplo aquellos que tienen cáncer o SIDA).

Síntomas de una infección renal

-Dolor en el costado o dolor en la espalda

-Dolor abdominal severo (ocurre ocasionalmente)

-Fiebre superior a 38.9 ºC que persista más de 2 días

-Escalofrío con temblor

-Piel caliente

-Piel colorada o enrojecida

-Piel húmeda (diaforesis)

-Vómitos, náuseas

-Fatiga

-Malestar general

-Micción dolorosa

-Incremento en la frecuencia/urgencia urinaria

-Necesidad de orinar en la noche (nicturia)

-Color de orina anormal o turbia

-Sangre en la orina

-Olor de orina fétido o fuerte

Cambios mentales o confusión*

* Algunas veces, en las personas de edad avanzada, los cambios mentales o la confusión son las únicas señales de una infección urinaria.

Tratamiento de la infección renal

Los objetivos del tratamiento son controlar la infección y reducir los síntomas. Los síntomas agudos por lo general desaparecen en 48 a 72 horas después del tratamiento adecuado.

Debido a la alta tasa de mortalidad en la población de edad avanzada y al riesgo de complicaciones, se recomienda realizar un tratamiento oportuno.

Después de obtener un urocultivo para identificar las bacterias, se seleccionan los antibióticos para tratar la infección.

MONITOREO:

En los pacientes diabéticos, en las mujeres embarazadas y en las personas con parálisis medular, el seguimiento debe incluir un urocultivo al completar la terapia antibiótica para asegurarse de que no se vuelvan a presentar bacterias en la orina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s