A cuidar los riñones

Los riñones son órganos fundamentales ya que son los encargados de filtrar y desintoxicar el organismo, sin embargo, si comienzan a funcionar mal, podría tardar un tiempo en darse cuenta de la enfermedad de los riñones ya que por lo general, no hace sentirse enfermo en las primeras etapas de la enfermedad sino hasta que el problema es grave e irreversible.

Los riñones son dos órganos situados a ambos lados de la columna vertebral, en el centro de la espalda. Su trabajo principal es filtrar la sangre. Cada riñón contiene aproximadamente un millón de diminutos filtros que pueden procesar alrededor de 150 litros de sangre y líquidos todos los días.

Cuando la sangre atraviesa el riñón, los filtros depuran la sangre reteniendo sustancias que el cuerpo puede necesitar, como nutrientes y una gran parte del agua. Los desechos tóxicos y los excesos de agua se vierten en la vejiga como orina. Los riñones también producen varias hormonas. Estas ayudan a controlar la presión arterial, generan glóbulos rojos y activan la vitamina D, que mantiene los huesos fuertes.

Todos perdemos algo de nuestra función renal a medida que envejecemos. Una persona puede sobrevivir con solamente un riñón. Cuando la función renal decae debido a una enfermedad, las toxinas y los excesos de agua pueden acumularse en la sangre y la disminución en la producción de hormonas puede causar otros problemas. La enfermedad renal crónica es considerada dentro de las enfermedades crónicas degenerativas no infecciosas y estas representan el 70 por ciento de la causa de muerte en nuestro país. La diabetes mellitus, la hipertensión arterial y la obesidad son las enfermedades que más se asocian a la enfermedad renal crónica y se considera que uno de cada tres enfermos va a presentar falla renal severa. La enfermedad renal crónica puede afectar a todas las personas pero el riesgo es particularmente alto para quienes tienen diabetes y presión arterial alta.

Recomendaciones para disminuir el riesgo de dañar la función renal: 1.Dieta balanceada: Las dietas abundantes en proteinas pesadas, como las de carnes rojas, pueden dañar los microfiltros del riñón. 2. Tomar mucha agua. 3 Hacer ejercicio. 4. Disminuir el consumo de sal. La sal en grandes proporciones sedimenta los riñones. 5. No fumar. El tabaquismo altera la vasculatura renal y potencia fuertemente a los otros factores de riesgo como dislipidemia, hipertensión arterial y diabetes en generar insuficiencia renal, además de aumentar el riesgo de cáncer de riñón. 6.No automedicarse. No utilizar fármacos antiinflamatorios por largos períodos de tiempo. Como regla general, recordar que todo lo que afecta al corazón afecta a los riñones.

No olvidar la regla básica, consulte a su médico en los primeros síntomas o ante cualquier duda. Más vale prevenir.