Las infecciones repetidas de orina que no son tratadas pueden provocar daños graves en el riñón

El nefrólogo del Hospital Vithas Valencia, Igor Romaniouk, ha avisado de que las infecciones de orina de repetición no tratadas pueden provocar daños graves en el riñón como, por ejemplo, la pielonefritis, la cual provoca fiebre, dolor lumbar, náuseas, vómitos, orinas oscuras y deterioro del estado general y puede llevar a la sepsis y al fallo orgánico.

Esta patología es una causa frecuente de formación de cicatrices en los riñones y puede desembocar en la pérdida parcial de la función renal, que, de no ser tratada y detectada a tiempo, desembocaría en una enfermedad renal crónica. Esto es particularmente relevante en pacientes con infecciones recurrentes.

   En este sentido, el doctor ha explicado que en la mayoría de los casos es consecuencia de infecciones de orina de repetición mal curadas o no tratadas que pasan a ascender por el uréter hasta afectar al riñón.

 «Las personas que deben tener especial cuidado en recibir un diagnóstico y tratamiento temprano por la posibilidad de derivar en consecuencias más graves son aquellas que tengan anomalías anatómicas importantes o malformaciones de las vías urinarias, infecciones urinarias de repetición, cálculos urinarios, enfermedades crónicas como la diabetes, o enfermedad por reflujo vesciculouretereal», ha explicado.

Según la Asociación Española de Urología (AEU), el 75 por ciento de los pacientes con pielonefritis tiene antecedentes de cistitis y en un 80 por ciento de los casos, la responsable de la cistitis es la bacteria ‘Escherichia coli’. Debido a esto, comenta, ante cualquier síntoma como fiebre, dolor lumbar, náuseas, vómitos, dolor al miccionar, orina de color oscuro o ganas de orinar frecuentemente, incluso cuando la vejiga está vacía, hay que ponerse en manos de un profesional.

 Un diagnóstico a tiempo de la patología con la realización de un análisis, cultivo de orina y de un estudio por imagen en caso de complicación, permitirá pautar el tratamiento adecuado que evitará que derive en una infección urinaria grave, ya que, tal y como ha avisado el experto, la complicación que puede aparecer en una pielonefritis sería la aparición de un cuadro de septicemia.

 Además, enfatiza, si no se trata a tiempo, esta infección puede salir del riñón, puede pasar a la sangre y causar un fallo multiorgánico. Y es que, «muchas veces» puede complicarse con abscesos renales, lo cual, de no ser tratado a tiempo puede causar daño renal permanente.

Para el doctor Romaniouk es fundamental beber abundante agua durante el día, para mantener en perfecto estado todo el tracto urinario. «Además, es clave evitar la retención urinaria ya que favorece el crecimiento bacteriano y no utilizar prendas y ropa interior demasiado ajustadas. Respecto a la alimentación, evitar el exceso de alcohol y tabaco y tomar alimentos diuréticos», ha zanjado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s