¿Qué es la litiasis renal?


La litiasis renal es una enfermedad que se caracteriza por la formación y presencia de cálculos o piedras en el riñón.

Se trata de una patología habitual en la práctica urológica y su diagnóstico se realiza a través de controles rutinarios o debido al «síndrome del cólico renal», un cuadro clínico con una sintomatología característica (dolor intenso y punzante en la zona lumbar en los costados y/o en la espalda, quemazón al orinar, presencia de sangre en la orina, sudores fríos, etc.) muy frecuente en los servicios de urgencias.

La litiasis renal tiene una incidencia elevada (en España afecta a un 5,07 % de la población), y su prevalencia va en aumento con la edad, sobre todo en varones, tanto en países desarrollados como países subdesarrollados.

De ahí que, en hospitale como Quirónsalud Murcia, pongamos a disposición de nuestros pacientes los mejores profesionales y el mejor tratamiento para las piedras en el riñón.

¿Qué es la litiasis renal y por qué se produce?

El Dr. Cristóbal Moreno, urólogo de Quirónsalud Murcia, define la litiasis como «una masa dura que se desarrolla a partir de cristales, los cuales se encuentran en la orina, concretamente dentro del tracto urinario. Podemos encontrar estas masas tanto en el riñón como en el uréter o en la vejiga».

Respecto a la causa de su aparición, se debe a que la cantidad de minerales o sales ácidas que hay en la orina (como el calcio, el oxalato o el ácido úrico) es mayor de la que pueden diluir los líquidos presentes en esta.

De la misma manera, la orina puede carecer de algunas de las sustancias que impiden que los cristales se adhieran unos a otros, lo que crea un entorno ideal para la formación de cálculos renales.

¿Cómo saber si tengo piedras en el riñón? Síntomas y diagnóstico

Según explica el Dr. Moreno, la mayoría de los cálculos se expulsan al orinar. Sin embargo, en algunas ocasiones se atascan en el uréter, bloquean el flujo normal de la orina y provocan síntomas muy molestos.

De hecho, cuando los cálculos se quedan alojados en los uréteres, pueden hacer que el riñón se hinche y que estos tengan espasmos, lo que puede ser muy doloroso.

«La mayoría de las litiasis son asintomáticas, pero cuando producen síntomas, el principal de ellos es el dolor agudo e intenso. El motivo es que cuando las piedras obstruyen el uréter,  dilatan la vía urinaria y la hiperpresión de orina provoca el dolor intenso del cólico nefrítico. También pueden producir macrohematuria (emisión de orina con sangre) por el roce de la litiasis en los conductos urinarios«.

En líneas generales, los síntomas que pueden alertarnos sobre la presencia de piedras en el riñón son:

Dolor punzante e intenso en los costados y la espalda, especialmente debajo de las costillas.

Dolor que se propaga hacia la parte baja del abdomen y la ingle.

Sensación de ardor al orinar.

Orina de color rosado, rojo o marrón, turbia o de olor desagradable.

Necesidad constante de orinar.

Fiebre y escalofríos (en caso de existir una infección).

Respecto al diagnóstico de la litiasis, se realiza mediante diferentes técnicas, entre ellas «la radiografía simple, la ecografía o la tomografía axial computarizada (TAC), que actualmente es la mejor prueba (gold standard) para esta enfermedad». 

Factores de riesgo asociados a la litiasis renal

El especialista en urología de Quirónsalud Murcia indica que la gran mayoría de las litiasis son idiopáticas (es decir, que no se puede establecer una causa clara al diagnóstico), aunque «la ingesta insuficiente de líquidos, la obesidad y las enfermedades genéticas como la cistinuria e intestinales como la enfermedad de Crohn» aumentan el riesgo de aparición.

Otros factores de riesgo de sufrir piedras en el riñón son:

Antecedentes personales y/o familiares.

Deshidratación.

Dietas con grandes niveles de proteínas, sodio (sal) y azúcar.

Cirugía y enfermedades digestivas. La cirugía de baipás gástrico, la enfermedad intestinal inflamatoria o la diarrea crónica pueden causar cambios en el proceso digestivo que afectan a la absorción de calcio y agua.

Infecciones recurrentes de las vías urinarias.

Suplementos y medicamentos, como la vitamina C, los laxantes, los antiácidos a base de calcio y ciertos medicamentos utilizados para tratar las migrañas o la depresión.

¿Existen diferentes tipos de piedras en el riñón?

Analizar y conocer el tipo de cálculo renal de cada paciente ayuda a determinar su causa, a optar por el tratamiento más adecuado y a establecer pautas para reducir su aparición en el futuro. 

«Según su localización», añade el Dr. Cristóbal Moreno, «los cálculos pueden ser renales, ureterales o vesicales. Según su composición, los tipos de piedras en el riñón más habituales son oxalato cálcico, ácido úrico y fosfato amónico magnésico».

A ambas clasificaciones habría que añadir una tercera, muy importante para hacer un diagnóstico: las litiasis radiopacas (que se observan en la radiografía simple) y las litiasis radiolúcidas (no se observan en la radiografía simple).

En función de su tipología, el tratamiento de las piedras en el riñón variará considerablemente.

«Cuando las litiasis provocan sintomatología o problemas en el riñón y no es posible su expulsión espontánea, las opciones que tenemos son, fundamentalmente, dos: la litotricia externa por ondas de choque, que consiste en la fragmentación de la litiasis concentrando unas ondas de choque que entran desde diferentes ángulos en el cuerpo desde la piel que permiten que se expulse la arenilla o los fragmentos generados por la vía natural; o la litotricia endourológica (endoscópica), que consiste en la fragmentación y/o extracción de la litiasis por vía endoscópica».

La litotricia externa por ondas de choque no requiere incisiones ni manipulaciones dentro de la vía urinaria, y se indica en litiasis de pequeño tamaño (menores de 2 cm), radiopacas (que se ven en la radiografía simple) ubicadas en el riñón o en el segmento alto del uréter.

En el caso de la litotricia endourológica, se puede realizar por vía retrógrada (la más frecuente), por la dirección contraria al paso de la orina (es decir, desde la uretra hasta ascender a donde esté la litiasis), o bien por vía anterógrada. En el segundo caso, se requiere un trayecto desde la piel hasta llegar al riñón y en la dirección que va la orina para llegar a la litiasis y tratarla.

Esta opción se indica cuando las piedras son mayores de 2 cm o cuando ha fracasado el tratamiento previo con litotricia externa por ondas de choque, que en los últimos años incluye el «uso del láser holmio  para litiasis más grandes, más seguro para los pacientes y con menos riesgo de dejar fragmentos».

Por último, el Dr. Cristóbal Moreno, urólogo de Quirónsalud Murcia, añade que la litiasis es una enfermedad que, aunque con riesgo de reproducirse, también puede tratarse e incluso prevenirse.

«Podemos cambiar hábitos como aumentar la ingesta de líquidos, controlar el sobrepeso o llevar una dieta equilibrada, evitando la ingesta excesiva de proteínas y sal. Así, conseguiremos que los pacientes propensos a tener litiasis urinaria disminuyan su frecuencia de aparición». 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s