Si eres de lo que siempre hace pis antes de salir de casa “por si acaso”, aunque no tengas ganas, deja de hacerlo: puede dañar tu vejiga, según alertan los expertos

Antes de salir de casa revisas que llevas el móvil, las llaves y la mascarilla. Y también vas al baño. No quieres lidiar después con la desagradable sensación de estar meándote.

También recurres a ese pis de “por si acaso” cuando estás en un restaurante o un bar. Aunque no tienes la necesidad vas para evitar que te vengan las ganas cuando no tengas un servicio a mano.

Sin embargo aunque parezca una postura muy previsora, este hábito podría estar dañando la salud de tu vejiga.

Así lo han advertido últimamente algunas fisioterapeutas y especialistas de suelo pélvico desde sus perfiles en redes sociales. 

Sí, TikTok o Instagram no son el mejor lugar al que recurrir buscando información sobre tu salud o bientestar. 

Sin embargo, en este caso, la mayoría de expertos coinciden en que es mejor soportar la clásica frase “por qué no fuiste antes de salir de casa” que obligar a tu cuerpo a orinar cuando realmente no lo necesita. 

La capacidad normal de la vejiga oscila entre 250 y 300 cm cúbicos (0,3 litros), explica a Business Insider España la fisioterapeuta especializada en uroginecología y obstetricia, Agata Krupa.

Esto supone que de media una persona debería orinar entre 6 y 8 veces en el transcurso de un período de 24 horas. Aunque esto puede variar en función de los líquidos ingeridos.

“Lo que se considera como normal es poder posponer la micción sin sensación de urgencia y sin tener pérdidas de orina”, puntualiza Krupa.  

Algo que podría comprometer el hábito de orinar antes de salir de casa.

Orinar cuando no tienes ganas a la larga puede afectar a tu capacidad para retener el pis

De manera ocasional no hay riesgos. Pero ese pis de “por si acaso” a la larga pude terminar entrenando a tu vejiga para vaciarse antes de que sea necesario.

“La fisiología de la micción es un proceso complicado y hacer pis cada dos por tres puede desequilibrarlo”, advierte la especialista.

Tu vejiga está recubierta por el conocido como músculo detrusor, que se contrae para expulsar la orina cuando esta está totalmente llena.

Si vas al baño sin tener la vejiga llena, tendrás que hacer un esfuerzo con los músculos del suelo pélvico y abdominales para lograr hacer pis, evidencia Krupa.

“Estos ‘pujos’ pueden ser perjudiciales para todo el sistema urinario. Causan hipertonía perineal, vaciado incompleto de vejiga o incluso incapacidad de alargar los tiempos entre las micciones en futuro”, advierte.

Asimismo, hacerlo sin tener verdaderas ganas puede enviar un mensaje a tu cerebro de que esa es una cantidad correcta para activar la sensación de querer orinar. “Casi entrenando a tu vejiga para tener que orinar en volúmenes más pequeños”,incide la uróloga Lamia Gabal en Well+Good.

Así que ya lo sabes. Si bien esta estrategia puede ser útil para aquellas personas que padecen de incontinencia urinaria, si no tienes este tipo de problemas mejor opta por orinar solo cuando tengas ganas.  O de lo contrario puedes terminar teniendo que lidiar constantemente con la sensación de necesitar un baño con urgencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s