La infertilidad masculina es más habitual de lo que imaginas, ¿quieres saber por qué?

La infertilidad masculina es más habitual de lo que nos pensamos. Sí, aunque todavía sigue habiendo cierta creencia de que los problemas de fertilidad son exclusivamente de la condición femenina, la realidad es que puede afectar también a los hombres. Es más, se calcula que entre un 30% y un 50% de los hombres que se encuentran en edad fértil tienen una calidad seminal inferior a los parámetros estándares recogidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por tanto, también es importante hablar de ello.

Eso es lo que hemos hecho en este artículo con la Dra. Nadia Caroppo, ginecóloga especialista en reproducción asistida del Equipo de Juana Crespo, quien atiende a pacientes de todo el mundo, tanto hombres como mujeres, para ayudarles a conseguir un embarazo. Es ella quien nos indica que “el factor masculino está directamente implicado en el 47% de los casos de esterilidad, que es la incapacidad para concebir. Y, en los casos de infertilidad (dificultad para tener hijos), el 30% tienen origen en el hombre”, debido, sobre todo, al factor seminal que veremos a continuación.

Sin embargo, la infertilidad masculina impide un embarazo, “sí, pero existen diferentes tecnologías que nos pueden permitir la obtención de espermatozoides sanos para el embarazo, incluso cuando los valores son muy bajos”. Por eso, es importante identificar la causa de esa infertilidad y adecuar el tratamiento.

Motivos más frecuentes de la infertilidad masculina

  • Causa endocrina, como la diabetes, los trastornos de la tiroides o la hiperprolactinemia, que son causas hormonales que pueden afectar a la producción de esperma.
  • Causa testicular, por patologías previas en los testículos que pueden ser congénitas. Es más, generalmente son derivadas de una causa genética (como el síndrome de Klinefelter o Noonan), o adquiridas (como el varicocele o el hidrocele y los tumores testiculares).
  • Causa postesticular con alteraciones en las vías de salida de los espermatozoides: eyaculación retrógrada, infecciones bacterianas en los conductos seminales, impotencia y aneyaculación.
  • Causa espermática, por baja concentración de esperma (que se denomina oligozoospermia), por un elevado número de espermatozoides anormales (teratozoospermia), por una mala movilidad de ellos (astenozoospermia) e, incluso, ausencia completa (azoospermia).

Al margen de estas causas, existen otras más relacionadas con el estilo de vida y otros factores medioambientales, que pueden llegar a influir también de una manera determinante. Entre ellos, están:

  • Una mala alimentación, el sedentarismo y problemas de obesidad podrían condicionar la cantidad y la calidad del esperma.
  • Al igual que, en el caso contrario, una práctica excesiva de ejercicio físico.
  • El estrés, el tabaco y el alcohol consumidos con regularidad también pueden derivar en problemas de fertilidad.

Además, como asegura nuestra experta, “se ha comprobado que la exposición a pesticidas y a la radiación, además de al mercurio o metales pesados, la exposición a ftalatos y bisfenoles a través de los plásticos que utilizamos también han traído como consecuencia una disminución de la fertilidad masculina”.

Tratamientos para combatir la infertilidad masculina

Para hablar de los posibles tratamientos de la infertilidad masculina, nos advierte la experta, “primero hay que ver el motivo que la causa, pues se priorizan unos u otros”. Así:

  1. Tratamiento REM. Es decir, la recuperación de espermatozoides móviles. Se trata de una técnica que sirve para diferenciar y extraer los espermatozoides aptos para la fecundación de una muestra de semen.
  2. Vitrificación o congelación de esperma. Esta técnica, en realidad, es “principalmente preventiva”. Está aconsejada en especial para aquellos hombres que han de someterse a alguna terapia o tratamiento agresivo que pueda dañar su esperma. Consiste en la congelación de los gametos masculinos para ser posteriormente utilizados en un tratamiento de reproducción asistida.
  3. MACS. Es una técnica de selección de espermatozoides sanos. Es muy útil, ya que permite seleccionar aquellos espermatozoides sanos desechando los pre-apoptóticos que, debido a su alta fragmentación en su material genético, están destinados a morir.
  4. Fertile Chip. Es una técnica avanzada de selección espermática que nos permite separar aquellos espermatozoides que tengan mejor movilidad y morfología, además de una menor fragmentación de ADN de doble cadena que, como hemos dicho en el punto anterior, acabarán muriendo.
  5. Aspiración de epidemio. Esta técnica es realizada por el urólogo. Se realiza por incisión o de manera percutánea, mediante la aspiración de espermatozoides directamente desde el epidemio para utilizarlos posteriormente en una fecundación in vitro (FIV).
  6. Una biopsia testicular. Es una técnica que se practica en quirófano y, de nuevo, por el urólogo, quien accede directamente al testículo del hombre para extraer sus gametos.
  7. ICSI, una tecnología ya utilizada en la FIV en la que un biólogo deposita dentro del óvulo el espermatozoide óptimo facilitando la fecundación del mismo.
  8. Donación de semen, cuando los recursos anteriores no son ya viables.

La efectividad de todos estos tratamientos “está en torno a un 70% de casos de éxito de gestación por transferencia embrionaria, el mismo porcentaje que con semen de pareja”, nos confirma la experta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s