¿Cómo saber si tengo una infección de orina?

La gente suele llamar infección de orina a lo que en Medicina se conoce como infección urinaria, la cual es una infección que aparece en alguno de los órganos que forman parte del sistema urinario, tales como la vejiga, la uretra, uréteres y el riñón.

Este tipo de infecciones se dividen en infecciones de vías urinarias altas (riñones y uréteres) o bajas (vejiga y uretra) según el sitio donde se localice la infección, explica el médico internista Sergio Jiménez.

Un médico es la única persona que puede diagnosticar con certeza si padeces una infección urinaria y, de acuerdo con el especialista, los síntomas que pueden alertarte son los siguientes:

Malestar, dolor al orinar, sensación de que no se termina de orinar, ganas de ir con mucha frecuencia al baño, así como olor penetrante en la orina.

En algunos casos también puede haber presencia de sangre en la orina, lo cual ocurre cuando la vejiga se inflama tanto que algunos de los vasos (capilares) que recubren este órgano se rompen.

“Si esto ocurre se considera que la infección un poco más servera”, agrega Jiménez.

Por otro lado, si además la persona experimenta dolor de espalda, náuseas, vómito puede tratarse de una infección de vías urinarias altas o infección renal, mejor conocida como pielonefritis.

Este tipo de infección requiere de un tratamiento más especializado debido a que afecta y compromete a los riñones.

Las infecciones de vías urinarias bajas son las más comunes y las mujeres son más propensas a padecerlas, sobre todo la cistitis, conocida popularmente como “mal de orín”.

La cistitis es un tipo específico de infección urinaria provocado por la bacteria Escherichia coli y “si se trata de manera oportuna y con el tratamiento adecuado suele curarse fácilmente”.

Sobre la infecciones de vías urinarias, cualquiera que sea el tipo, el médico recomienda asistir siempre con un especialista y no usar remedios caseros para tratar de curarlas.

“Muchas son infecciones pequeñas fáciles de tratar que pueden complicarse si no reciben el tratamiento adecuado y, por su parte, otras son infecciones más severas que de no recibir tratamiento de manera oportuna puede poner en riesgo los riñones”, alerta Jiménez.

El médico también explica que existen varios factores de riesgo que pueden condicionar la aparición de una infección entre los que se encuentran: un vaciamiento incompleto al orinar, aguantarse las ganas de ir al baño por mucho tiempo y tomar poca agua.

“El aguantarse mucho tiempo causa que la vejiga esté sobredistendida y, cuando ésto ocurre, la orina, que normalmente es un líquido estéril, se coloniza con las bacterias que tenemos en el tracto urinario”, señala.

Por su parte, orinar es el mecanismo que el cuerpo tiempo para eliminar toxinas y cuando hacemos del baño también se arrastran las bacterias. “Si no tomamos agua y no vamos al baño, las bacterias se acumulan e incrementan el riesgo de infección”, expresa el experto.

De acuerdo con información del Consejo de Salubridad General, la mala alimentación también puede ser un factor de riesgo ya que la orina debe ser estéril y para esto debe mantener un pH ácido que la protege de las bacterias.

Con la alimentación podemos hacer que se vuelve alcalina y más propensa al crecimiento de agentes patógenos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s