Las mallas para la incontinencia presentan pocas complicaciones

Al hablar de mallas de uso vaginal, lo primero que hay que decir es que existen dos tipos, las empleadas para la incontinencia de esfuerzo y las empleadas  para la corrección del prolapso. Pedro Blasco Hernández, secretario de la Sociedad Iberoamericana de Neurourología y UroGinecología (SINUG), detalla que “las primeras se usan en el 95% de las pacientes intervenidas, mientras que las mallas para corregir el prolapso son las que están en controversia y la FDA las ha prohibido”.

En opinión del especialista, el grado de satisfacción es muy alto en incontinencia cuando se hace una correcta indicación y el cirujano es experto. “Las mallas antiincontinencia presentan pocas complicaciones, mientras que la cirugía del prolapso presenta un porcentaje de complicaciones no desdeñable, por lo que no debe olvidarse que se trata de una cirugía mayor con la tasa de complicaciones propia de este tipo de cirugía”.

Alta prevalencia

En este contexto, Pedro Blasco recuerda que la incontinencia urinaria es un problema social de alta prevalencia, que provoca un importante deterioro en la calidad de vida. “Actualmente, se dispone de tratamientos eficaces para la incontinencia urinaria, como la colocación de mallas suburetrales con baja morbilidad y adecuada seguridad clínica”, detalla el especialista, quien añade que según la SINUG, el tratamiento quirúrgico de la incontinencia urinaria de esfuerzo femenina de elección es la colocación de una malla suburetral en uretra media. Se dispone de un nivel de evidencia fuerte para realizar esta recomendación en términos de eficacia, con tasas de cura objetiva en torno al 92%, y seguridad clínica”.

Hay que recordar que las mallas sintéticas para la incontinencia urinaria de esfuerzo son diferentes a las que se usan en el manejo del prolapso de órganos pélvicos. Por eso, a la hora de ver los riesgos hay que distinguir entre los menores de la cirugía con malla para la incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) de los de la cirugía con malla para tratar el prolapso de órganos pélvicos.

Certificación

El especialista indica que, tal y como se recoge en el documento elaborado por la SINUG, las complicaciones de la cirugía con mallas para la incontinencia urinaria de esfuerzo se relacionan con la formación del cirujano. Para SINUG la formación del cirujano es clave y por eso recomienda que se establezcan sistemas de verificación de dicha formación. Así, es clave establecer un sistema de certificación para los cirujanos basado en los conocimientos en Uroginecología y en las habilidades para la técnica quirúrgica, teniendo en cuenta la curva de aprendizaje superada y número de cirugías que se hacen al año, sin pasar por alto la capacidad que tiene el cirujano para solventar las complicaciones que puedan aparecer con la cirugía.

La SINUG también recuerda que los datos de eficacia y seguridad no solo deben recoger la información de los ensayos clínicos, sino que se debe extender a un seguimiento a largo plazo de los registros de actividad. Por eso, Pedro Blasco es partidario de establecer un registro nacional de mallas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s