Antecedentes de litiasis renal aumentan las complicaciones durante el embarazo

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que un historial de cálculos renales puede indicar un mayor riesgo de complicaciones metabólicas e hipertensivas durante el embarazo y sumar apoyo a un creciente cuerpo de investigación que relaciona los cálculos renales con enfermedades sistémicas como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Estos hallazgos se presentan en la Semana del Riñón, organizada por la Sociedad Americana de Nefrología y celebrada en Nueva Orleans, Estados Unidos.

Los cálculos renales se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes y síndrome metabólico. La doctora Jessica Tangren, del Hospital General de Massachusetts y el Hospital Brigham y de Mujeres, en Estados Unidos, y sus colegas analizaron si tener cálculos renales antes de la gestación afecta el riesgo de una mujer de desarrollar complicaciones metabólicas e hipertensivas durante el embarazo.

El análisis incluyó a mujeres que dieron a luz a bebés en el Hospital General de Massachusetts de 2006 a 2016. Los investigadores compararon los resultados del embarazo en 174 mujeres con cálculos documentados con 1.330 mujeres sin cálculos. Se excluyó a las mujeres con enfermedad renal crónica preexistente, hipertensión y diabetes.

La presión arterial sistólica máxima en el embarazo aumentó en quienes formaron cálculos frente a las mujeres de control a pesar de la presión arterial similar en el primer trimestre. La diabetes gestacional y la hipertensión gestacional fueron más comunes en quienes desarrollaron cálculos (18 frente a 6 por ciento y 19 frente a 13 por ciento). Después de los ajustes, se asociaron los cálculos con mayor riesgo de parto prematuro, diabetes gestacional y preeclampsia.

“El riesgo de desarrollar una complicación hipertensiva en el embarazo fue especialmente elevado en las mujeres que tenían cálculos renales y sobrepeso u obesidad al comienzo del embarazo”, destaca Tangren. “No identificamos un mayor riesgo de complicaciones fetales, como la restricción del crecimiento intrauterino o la necesidad de cuidados intensivos neonatales entre quienes desarrollaron cálculos”, agrega.

Y señala que, debido a la creciente incidencia de la enfermedad de cálculos en las mujeres jóvenes, se deberían fomentar nuevas investigaciones encaminadas a identificar factores de riesgo modificables y nuevas estrategias de tratamiento y prevención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s