¿Sabes qué es el cáncer genitourinario?

El cáncer puede extenderse a cualquier zona u órgano del cuerpo. En el caso del genitourinario “uno de los más frecuentes, los órganos que resultan afectados son vejiga, riñón, testículo, próstata y pene.

 “Cada uno presenta ciertas particularidades en cuanto al manejo y diagnóstico”, explica el doctor Miguel Álvarez Avitia, especialista en Medicina Interna, con subespecialidad en Oncología Médica por el Instituto Nacional de Cancerología (Incan).

Su diagnóstico no es tan sencillo, pues algunos síntomas pueden considerarse como manifestación de otros padecimientos. “Por ejemplo, en el caso del cáncer de vejiga, se inicia con un sangrado y muchos pacientes llegan a pensar que es una infección de las vías urinarias; o, bien, acuden con un médico sin experiencia, quien quizá también les da dicho diagnóstico y dejan pasar el tiempo.

Lo ideal es que los pacientes acudan con el urólogo, que es el especialista indicado para detectar este tipo de enfermedades”, comenta.

Señales de alerta

Aunque los síntomas varían, algunas manifestaciones son comunes a uno o más tipos de cáncer genitourinario, por lo que es importante que el paciente acuda al doctor si presenta:

• Sangre en la orina (hematuria)

• Dolor de costado

• Frecuencia urinaria

• Menos fuerza en el flujo de orina

• Dolor de espalda

• Descarga uretral (salida involuntaria de una secreción)

A detalle

De acuerdo con el oncólogo Miguel Álvarez Avitia, los cánceres genitourinarios más frecuentes son los de:

• Próstata: el tumor en este órgano regularmente aparece en edades avanzadas: 70 años o más. “A diferencia de los otros, muestra pocos síntomas urinarios, pero sí una obstrucción y disminución del calibre del chorro de orina; además de urgencia y frecuencia en el deseo de orinar. Muchos pacientes no tienen síntomas al momento del diagnóstico y, si los llegan a presentar, suelen confundirlos con una patología benigna y no se atienden”.

Se detecta con estudios de sangre, biopsias y tacto prostático transrectal. Se trata con radiación, quimioterapia, tratamiento hormonal y, en algunos casos, cirugía.

•Riñón: el sangrado de orina es de los síntomas más frecuentes, así como pérdida de peso y cansancio; en fases muy avanzadas, hay dolor y nódulos en el abdomen o los costados. En la mayoría de los casos, se requiere cirugía para su tratamiento, aunque también se utiliza la terapia blanco o molecular e inmunoterapia.

•Vejiga: sus síntomas son sangre en la orina, dolor al orinar, urgencia de orinar y dolor en la parte baja de la espalda. Los factores de riesgo incluyen fumar y la exposición a ciertas sustancias químicas en el ambiente de trabajo.

Quienes tienen antecedentes familiares de cáncer de vejiga, son de raza blanca y los varones tienen un mayor riesgo. Para su tratamiento desde etapas tempranas, se requiere tanto inmunoterapia, radiación, quimioterapia y cirugía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s