Tipos de enfermedades de transmisión sexual

Las Infecciones por Transmisión Sexual (ITS o ETS) se pueden producir por unos 30 tipos de bacterias, virus y parásitos conocidos, que se propagan a través de la práctica de relaciones sexuales entre personas.

De entre esta treintena, la OMS ha vinculado a 8 con máxima incidencia de enfermedades. Y de esas 8 infecciones, 4 son actualmente curables: sífilis, gonorrea, clamidiasis y tricomoniasis. Se estima que, anualmente, unos 357 millones de personas contraen alguna de estas. Las 4 restantes (hepatitis B, herpes, VIH y VPH) son infecciones virales incurables que se pueden mitigar o atenuar con tratamiento.

Las ETS, por lo general, afectan tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, existen excepciones, y algunas de ellas sí que hacen una diferenciación de género. Todas estas patologías pueden derivar en enfermedades crónicas, complicaciones (especialmente durante el embarazo), algunos tipos de cáncer e incluso, en el peor de los casos, la muerte.

Como se ha comentado, las ETS se transmiten por la vía sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral. También se pueden propagar por medios no sexuales, como por ejemplo, las transfusiones de sangre o de madre al feto.

Las personas podemos ser portadoras de alguna de estas enfermedades sin darnos cuenta, ya que en muchas ocasiones, los síntomas son leves o directamente no experimentamos ningún tipo de afección, y actuamos meramente como transmisores de la patología.

A pesar de que vivimos en la era de la información y disponemos de grandes fuentes de conocimientos, las ETS siguen creciendo, especialmente entre los más jóvenes. Se calcula que en España, los casos de sífilis y gonorrea son las patologías que más han aumentado, con una tasa de incidencia casi el 55% en los jóvenes de entre 20 y 24 años. La Sociedad Española de Contracepción, asegura que esto se debe a una ‘relajación’ de la población en el uso de métodos anticonceptivos eficaces, como el preservativo. En rasgos generales, la OMS calcula que más de un millón de personas contraen una enfermedad de transmisión sexual cada día.

En la siguiente galería repasamos los diferentes tipos de ETS y te contamos en qué consiste cada una de ellas, apoyándonos en expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

1. Un problema muy común

Más de un millón de personas contrae una Infección de Transmisión Sexual (ITS) cada día. Repasamos los síntomas de 18 tipos de ellas.

2. Virus del Papiloma Humano (VPH)

Los VPH (Virus del Papiloma Humano) son, en realidad, un conjunto de virus comunes (existen más de 100 tipos), y, aunque la mayoría son inofensivos, alrededor de 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer.

Según informa la OMS, estos tipos de virus se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo, y se adquieren a través del contacto sexual con la pareja infectada. Los primeros causan verrugas anogenitales; los de alto riesgo, en cambio, dan lugar al desarrollo de cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano en las mujeres, y al cáncer de ano y pene en los hombres. El 99% de los cánceres de útero están vinculados a la infección genital por el VPH, que es la más común del aparato reproductor.

Aunque hasta el momento no tiene cura, en la actualidad se comercializan dos  vacunas contra el VPH: la bivalente y la tetravalente. Ambas son altamente eficaces para prevenir la infección por los tipos 16 y 18 del virus, que son los causantes de aproximadamente el 70% de los cánceres de cuello de útero. Los expertos aseguran que el uso correcto de los preservativos de látex no elimina pero sí reduce enormemente el riesgo de contraer y contagiar VPH, así como todas las ETS.

3. VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), es un retrovirus que ataca y debilita el sistema inmunitario. Como consecuencia, el organismo se vuelve muy vulnerable a las infecciones y enfermedades. Este virus es el causante del  sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), y se ha cobrado la vida de más de 40 millones de personas a lo largo de la historia.

Al contrario de lo que pueda pensarse, el VIH no se transmite por el aire o por la saliva. Las formas más frecuentes de contagio son a través de relaciones sexuales sin protección o por intercambio de agujas o jeringas con sangre contaminada. Otras vías de transmisión son de madre a hijo a través del embarazo, el parto y el amamantamiento.

El tiempo que suele transcurrir entre la infección por el VIH y el diagnóstico de sida puede variar entre 10 y 15 años (en ocasiones más). A día de hoy no tiene cura, aunque el ya conocido tratamiento con antirretrovíricos puede hacer más lenta la evolución, ya que evita la multiplicación del virus. Además, estos fármacos ayudan a que disminuya la carga vírica, es decir, la cantidad de virus presente en la sangre de la persona infectada.

4. Virus del Herpes Simple (VHS)

Tal y como explican desde la OMS, hay dos tipos de  virus del herpes simple: de tipo 1 (VHS-1) y de tipo 2 (VHS-2). Se estima que hay 3700 millones de personas menores de 50 años infectadas por VHS-1 y 417 millones de personas de 15 a 49 años de edad que sufren VHS-2.

El primero se transmite por contacto de boca a boca (a veces de la madre infectada al bebé durante el parto) y causa herpes labial (que puede incluir síntomas como calenturas o pupas labiales), o herpes genital. La infección por VHS-1, adquirida mayoritariamente durante la infancia, es altamente contagiosa, frecuente y endémica en todo el mundo. Por desgracia, muchas personas infectadas por VHS-1 no saben que lo están, y es que la infección por herpes labial suele ser asintomática.

Por su parte, el VHS-2 se adquiere por vía sexual y causa herpes genital. Eso sí, ambos dan lugar a infecciones que duran toda la vida. Los medicamentos antivíricos, como el aciclovir, el famciclovir y el valaciclovir, son los más eficaces para personas infectadas por VHS. Sin embargo, aunque pueden reducir la intensidad y frecuencia de los síntomas, no curan la infección.

5. Clamidiasis

La  clamidiasis es una enfermedad muy común en los países desarrollados, provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis, que puede afectar tanto a hombres como a mujeres. Por lo general no causa síntomas, aunque en caso de tenerlos, los hombres suelen tener necesidad urgente de orinar y ardor al hacerlo, secreciones por el pene o dolor en los testículos.

En las mujeres, el  flujo vaginal se vuelve espeso y amarillento, suelen sufrir ardor al orinar, dolor durante las relaciones sexuales; también pueden tener secreciones por la uretra o sangrados fuera de la menstruación.

Generalmente, puede curarse con los eficaces regímenes de antibióticos de dosis única. Si no se trata a tiempo, en las mujeres puede causar daño en sus órganos reproductivos y dificultades para concebir. En los hombres puede causar dolor y fiebre y, en casos muy graves, infertilidad.

6. Gonorrea

Esta infección es muy común entre los adultos jóvenes. La bacteria responsable de la  gonorrea es la Neisseria Gonorrhoeae o genococo, y puede infectar el tracto genital, la boca o el ano. Al igual que la sífilis, se contrae a través del sexo vaginal, oral o anal con una pareja infectada o mediante el embarazo o el parto de madre a hijo.

En las mujeres, los primeros síntomas son leves. ¿Cómo se pueden identificar? A medida que pasa el tiempo, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. Si no se aborda a tiempo, da lugar a la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad.

Por su parte, los hombres pueden sufrir dolor al orinar y secreción proveniente del pene, algo que causa problemas en la próstata y testículos si no se trata. Tal y como señalan los especialistas, el tratamiento, que consiste en antibióticos, se está volviendo más difícil a raíz del aumento de cepas resistentes a los medicamentos.

7. Sífilis

Causada por una bacteria, la sífilis infecta el área genital, los labios, la boca o el ano y afecta indistintamente a mujeres y hombres. Por lo general se contagia a través del contacto sexual con personas que la sufren, aunque también puede ser transmitido de la madre al bebé durante el embarazo.

Expertos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas indican que la etapa temprana suele causar una llaga única, pequeña e indolora. Sin embargo, estas llagas facilitan adquirir o contagiar el VIH durante las relaciones sexuales.

En ocasiones, provoca inflamación de los ganglios linfáticos cercanos y erupción cutánea en manos y pies, pero no son síntomas muy molestos ni evidentes, es por ello que muchas personas no notan los síntomas durante años. En caso de embarazo, la sífilis puede ocasionar defectos congénitos o abortos. Generalmente, se trata de una enfermedad que si es detectada a tiempo, puede curarse fácilmente con antibióticos.

8. Tricomoniasis

La  tricomoniasis es causada por un parásito. La mayoría de las personas afectadas no muestra síntomas, y en caso de que los presenten, estos aparecen entre 5 y 28 días después de haberse generado la infección. Los síntomas en las mujeres incluyen secreción vaginal verdosa o amarillenta, molestia durante las relaciones sexuales, olor vaginal, dolor al orinar o picazón en el interior de la vagina.

Sin embargo, los hombres rara vez sufren síntomas. Si los tienen, pueden presentar una secreción blanquecina del pene o dificultades para orinar o eyacular. Como la clamidiosis, la gonorrea y la sífilis, esta enfermedad se cura con antibióticos, que tendrán que tomar tanto el infectado como su pareja (en el caso de que la tenga).

9. Granuloma inguinal (donovanosis)

Extendida sobre todo por India, Guyana y Nueva Guinea, esta infección es causada por la bacteria Klebsiella granulomatis y afecta al doble de hombres que mujeres. A diferencia de otras, muy rara vez se propaga durante el sexo oral.

En cuanto a los síntomas, no siempre tienen lugar inmediatamente, ya que pueden darse de 1 a 12 semanas tras haber estado en contacto con la bacteria. La mitad de las personas que resultan infectadas tienen úlceras en la zona anal. Asimismo, tienden a aparecer protuberancias carnosas, rojas y pequeñas en las zonas genital o perianal, que se convierten en nódulos levantados conocidos como tejidos de granulación.

En etapas avanzadas, esta infección se parece al linfogranuloma venéreo, los cánceres genitales, o a la amebiasis cutánea anogenital.

10. Clamidiasis

Se trata de una de las ETS más comunes provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Puede afectar tanto a mujeres como a hombres pero, curiosamente, muchos de los infectados no llegan a presentar los síntomas. El rango de edad en la que se contrae esta enfermedad es entre la gente joven (15-25 años aproximadamente)

La clamidiasis se transmite principalmente durante las relaciones sexuales vaginales, anales y sexo oral con una persona infectada. También se puede transmitir clamidia a un bebé durante el parto.

Al tener síntomas muy variados, es normal que una persona no se dé cuenta de que padece esta enfermedad y además, estos pueden aparecer semanas después del coito. Sin embargo, por lo general las mujeres experimentan flujo vaginal anormal, con fuerte olor, sensación de ardor al orinar y dolor durante las relaciones sexuales. Por su parte, los hombres padecen secreción del pene, sensación de ardor al orinar o picazón alrededor de la abertura del pene.

Por suerte, la clamidiasis presenta un sencillo tratamiento a base de antibióticos.

11. Hepatitis B

La hepatitis B es una infección hepática potencialmente mortal causada por el virus de la hepatitis B (VHB). Esta se transmite a través de la sangre u otros líquidos corporales pertenecientes a una persona. Está catalogada como uno de los grandes problemas de salud a nivel mundial. Según la OMS, en 2015, casi 900.000 personas murieron a causa de esta enfermedad y sus complicaciones.

El virus puede sobrevivir hasta 7 días fuera del organismo y su período medio de incubación es de 75 días.

Los síntomas incluyen coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia), orina oscura, fatiga extrema, náusea, vómitos y dolor abdominal. Las personas con hepatitis aguda pueden sufrir insuficiencia hepática aguda, que puede provocar la muerte.

No hay un tratamiento específico contra la hepatitis B aguda. Por tanto, la atención se centra en mantener el bienestar y un equilibrio nutricional. Sin embargo, la hepatitis B sí es prevenible con una vacuna actualmente disponible. Lo óptimo es administrarla a los recién nacidos durante las primeras 24 horas de vida.

12. Molusco contagioso

Las enfermedades producidas por la infección viral del Molluscum Contagiosum provocan pápulas (tumor eruptivo que se presenta en la piel sin pus ni serosidad) y nódulos (concreción de pequeño tamaño y forma esferoidal, constituida por la acumulación de linfocitos, principalmente en el tejido conjuntivo de las mucosas).

Se trata de un virus que afecta tanto a niños, cuando entran en contacto directo con una lesión cutánea o un objeto que tiene el virus (por ejemplo toallas o juguetes), como a adultos por transmisión sexual.

En este caso, los síntomas se focalizan en los genitales, aunque también se presentan en la cara y los muslos. Las primeras lesiones en estos se pueden tomar erróneamente como herpes o verrugas. Pero, a diferencia del herpes, estas lesiones son indoloras.

El virus desaparece por sí solo o con la ayuda de medicamentos. Las lesiones, en cambio, pueden permanecer en el cuerpo durante meses e incluso años. En algunos casos, se puede tratar con cirugía menor.

13. Piojos púbicos o Ladillas

Se trata de unos diminutos insectos que infectan la zona del vello púbico y depositan en ella sus huevos, su aspecto es muy parecido al de un cangrejo de mar. Este tipo de ETS es de fácil eliminación y no suelen causar ningún tipo de peligro mayor.

Esta infección no está asociada a la falta de higiene, como muchos creen, ya que cualquiera puede contagiarse de forma sencilla. Los piojos púbicos pasan fácilmente del vello de una persona a otra cuando sus genitales están muy cerca o están en contacto. Esto provoca fuertes picores en la zona íntima, que suele empeorar por la noche.

En cuanto a su cura, las ladillas a menudo se tratan con medicamentos que contienen una sustancia llamada permetrina. Los medicamentos para tratar la pediculosis genital son fáciles de usar y vienen en diferentes formatos como gel, champú, lociones y espuma.

14. El chancro

Es una infección de los genitales que está causada por la bacteria Haemophilus ducreyi. Los chancros (o úlceras) aparecen sobre todo en el pene y escroto de los hombres y los labios inferiores en las mujeres.

Los síntomas que señalan la infección son unas manchas rojas que aparecen en el cuerpo, convirtiéndose en úlceras. Estas sangran con facilidad y drenan pus de color amarillo o gruis. El chancro se produce entre tres y siete días tras el acto sexual y sus efectos se prolongan hasta un mes en nuestro cuerpo.

Esta ETS es muy frecuente en países subdesarrollados y es especialmente dolorosa.

15. Verrugas genitales

Es una enfermedad causada por el VPH, explicado anteriormente, que afecta a ambos sexos. Las verrugas son abultamientos blandos y húmedos, que aparecen de forma simple o múltiple. Las verrugas genitales pueden contagiarse durante relaciones sexuales orales, vaginales o anales con un infectado. El preservativo reduce, pero no elimina, la posibilidad de contagio.

Según la OMS las verrugas genitales deben tratarse siempre. Las vacunas contra el VPH pueden ayudar a prevenir algunas infecciones por este virus que causan verrugas genitales. Sin embargo, incluso después de su tratamiento y eliminación, el virus permanece en el cuerpo durante un tiempo, por lo que las verrugas pueden volver a brotar.

16. Sarna

Provocada por el ácaro microscópico Sarcoptes scabei, es una enfermedad que causada por los ácaros de la sarna, pequeños parásitos similares a insectos que infectan la capa más superficial de la piel. La sarna provoca erupciones, irritación y mucha picazón. Al igual que los piojos, no es peligrosa y su cura es fácil.

El tratamiento se basa en el consumo de píldoras y la aplicación de cremas medicinales que exterminan los ácaros y los huevos.

17. Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)

Es una ETS que afecta al sexo femenino. Se trata de una infección del útero matriz, trompas de Falopio, y los ovarios de la mujer. La mayoría de las veces, las bacterias de clamidia y gonorrea causan la EIP. Esta es provocada por una bacteria en el momento que circula por alguno de los órganos citados. Puede causar dolor crónico y otros problemas de salud graves, como infertilidad.

Sus principales síntomas son: fiebre, dolor o sensibilidad en la pelvis, la parte baja del abdomen o la región lumbar y secreción vaginal con color.

La EIP se trata principalmente con antibióticos, pero dependiendo del tipo de infección que se padezca, se administrará de forma diferente. Además, cuando se padece esta enfermedad, nuestra pareja sexual también debe someterse al tratamiento.

18. Uretritis no Gonocócica (NGU)

Es una infección en la zona de la uretra, el conducto encargado de transportar la orina en su fase final. La NGU se puede contraer a través de la bacteria Chlamydia trachomatis.

Esta enfermedad provoca manchas en la ropa interior y dolor o molestia al orinar. Las mujeres pueden experimentar dolor abdominal o sangrado vaginal no relacionado con la menstruación. La complicación de la NGU es la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

La uretritis no gonocócica puede desarrollarse sin necesidad de una transmisión sexual. Las mujeres que la padecen pueden sufrir un aborto involuntario si están embarazadas, el dolor pélvico crónico, o vaginitis en caso de complicación.

Los antibióticos más comunes para tratar la NGU son tetraciclina, doxiciclina y azitromicina. La mejor forma de evitar esta enfermedad es el uso de preservativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s